fbpx

Asesinato político en Ruanda del artista Kizito Mihigo

 kizito mihigokizito mihigo

El lunes 17 de febrero, el mundo conoció con estupor el fallecimiento de Kizito Mihigo, célebre cantante de góspel ruandés, superviviente del genocidio de 1994 en Ruanda. La diáspora ruandesa llora al joven prodigio del góspel ruandés, al profeta de la reconciliación.

Kizito Mihigo era un prodigio de la canción góspel, muy popular en Ruanda. Nació el 25 de julio de 1981 en Kibeho (localidad del sur de Ruanda); sobrevivió al genocidio, pero quedó huérfano. En 2001 llegó a París gracias al apoyo financiero del presidente Paul Kagame y siguió una formación musical en el conservatorio de música de París; concretamente siguió los cursos de órgano y composición de Françoise Levechin-Gangloff.

Participó en la composición del himno nacional de Ruanda. En 20 años compuso más de 400 canciones, por medio de las cuales propugnó la reconciliación y la paz. A lo largo de toda su vida Kizito militó en favor de la paz y reconciliación. En Bruselas, organizaba a menudo misas-concierto por la paz en África para las víctimas de toda clase de violencias en el mundo. En 2010, creó la fundación Kizito Mihigo cuyo objetivo es promover la paz y reconciliación en Ruanda. La fundación tiene la ambición de educar a la juventud en los valores de la paz y reconciliación por medio de la creación de clubes de paz. El artista visitaba lasmcárceles y buscaba suscitar un debate con los presos sobre los crímenes cometidos y crear en ellas clubes de diálogo y de transformación de conflictos.

Kizito Mihigo recibió una recompensa de Jeannette Kagame, primera dama por sus actividades en favor de la paz. En 2013, se clasificó su fundación dentro de las 10 mejores ONG locales, favorecedoras del buen gobierno. El presidente Kagame presentó al artista como un modelo a seguir por parte de los jóvenes ruandeses. Kizito Mihigo era una personalidad respetada por el pueblo y por el poder. Era invitado con frecuencia a cantar en las conmemoraciones, en ceremonias oficiales, para cantar el himno nacional ante jefes de Estado y altos dignatarios.

En marzo de 2014, sacó la canción titulada Igisobanuro cy’urupfu (la significación de la muerte) en la que decía concretamente: “soy un superviviente del genocidio pero no por ello ignoro el sufrimiento de los otros. La muerte nunca es buena, sea en el genocidio, en la guerra, en la venganza”. Reclamaba la compasión por todas las víctimas tanto del genocidio como de las venganzas, “seamos humanos antes que ruandeses”. Hacía también una crítica al programa “Ndi Umunyarwanda” (soy ruandés), lanzado por el gobierno en 2013, que pedía a la población hutu que pidiera perdón por su rol en el genocidio perpetrado contra los tutsi en 1994.

El artista desencadenó la cólera del poder y la canción fue prohibida en Ruanda. El que era el niño mimado del régimen de Paul Kagame se convirtió repentinamente en un enemigo del país. El 7 de abril de 2014, vigésimo aniversario del genocidio, el cantante desapareció. La policía negó durante varios días que hubiera detenido al cantante, una web reveló que estaba detenido dese hacía 10 días antes del anuncio oficial de su detención.

Fue acusado de haber planificado ataques terroristas y de haber colaborado con las FDLR (fuerzas democráticas de liberación) y con el partido RNC (Rwanda national congress) para derrocar el gobierno. El RNC lo desmintió; sus abogados denunciaron que no había pruebas. Según Colette Brarckman, autora de numerosas obras sobre Ruanda, resultaba difícil de creer que el cantante estuviera conchabado con las FDL y en declaraciones al Nouvel Observateur analizaba la detención como una demostración de un problema interno: “Se trama sin duda alguna otra cosa de la que nada sabemos, ya que todos se callan, como sucede a menudo en Ruanda”, declaró la periodista de Le Soir.

El 27 de febrero de 2015, Kizito Mihiro fue condenado a 10 años de cárcel, tras ser acusado de conspiración contra el gobierno de Kagame. El 14 de septiembre de 2018, será liberado junto con Victoire Ingabire, figura eminente de la oposición, gracias a un perdón presidencial.

El 13 de febrero de 2020, las redes sociales hablaban de la desaparición del cantante. El 14, la policía judicial (BIR) confirmó la detención del cantante. Habría sido detenido cuando quería atravesar la frontera del Burundi para unirse a una milicia armada. Las fotos difundidas por la policía muestran a un hombre con un maletín, vestido normalmente para viajar. El artista seguía estando en territorio ruandés.

Kizito Mihiro siempre fue un músico, no tenía capacidad alguna en el terreno militar. El argumento oficial según el cual iba a unirse a una milicia armada, no es convincente. El 17 de febrero, la policía anunció por medio de un comunicado el fallecimiento del Kizito; fue encontrado muerto en su celda de la comisaría de Remera hacia las 5h00 de la mañana. La noticia provocó un choque en la población y en los media. En las redes sociales, la diáspora ha rendido homenaje al artista como modelo de resiliencia que creía ardientemente en la reconciliación.

Los media locales e internacionales se han hecho eco de la muerte del artista y de las sospechosas circunstancias de su fallecimiento. Vincent Hervouet de Radio Europe 1 duda de la tesis del suicidio sostenida por el régimen de Paul Kagame y afirma que el régimen lo ha matado. En Ruanda se sigue muriendo en detención. La prensa internacional, los activistas locales, los partidos opositores, las ONG de defensa de los derechos humanos denuncia regularmente las detenciones ilegales, los asesdinatos y las desapariciones de opositores, periodistas, estudiantes, empresarios. Kizito Mihigo se une a la larga lista de ciudadanos asesinados por haberse atrevido a pensar y a decir algo en contra de la ideología del régimen. Kizito Mihigo ha pasado toda su vida cantando y predicando los valores universales de la paz, dignidad humana y de una reconciliación basada en la verdad y la justicia.


Fuente:Fundación Sur
Observatorio de medios del Centro de Saberes Africanos,Americanos y Caribeños

Centro de saberes Africanos, Americanos y caribeños

Sede Académica 

Edificio Gradillas, piso 2, Esquina de Gradillas, Plaza Bolivar  
(a 150 mts. del Metro Capitolio), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital.

(+58 212) 863.46.12

Sede Rectoría

Torre de la Economía Comunal Manuelita Sáenz, piso 2, área de oficinas, Boulevard de Sabana Grande
(a 150 mts. del Metro Chacaito), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital

(+58 212) 953.83.43 - 952.72.29

Contáctanos

contacto@saberesafricanos.net
saberesafricanosweb@gmail.com

Nuestras redes

© 2016 Derechos reservados, Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños. Caracas - Venezuela