CARICOMCARICOM

Inicia VI cumbre Caricom para estrechar alianzas y cooperación 

Los representantes de la diplomacia de las naciones que integran la Comunidad del Caribe, debatirán principalmente sobre el cambio climático, el turismo y la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.

La Comunidad del Caribe (Caricom), dio inicio este viernes, 14 de junio, al sexto encuentro de ministros de Relaciones Exteriores caribeños, en el Centro de Convenciones Arthur Chungen, de la ciudad de Georgetown, capital de Guyana.

Una de las herramientas más célebres en políticas de género y medidas afirmativas, responde a las cuotas de género o a las leyes de paridad, que buscan incluir determinado porcentaje de mujeres en espacios históricamente designados para varones. Y aunque parece una buena iniciativa y un instrumento útil en luchas como la brecha salarial en cuanto a género, en el fondo se encarga de posicionar a las mujeres más privilegiadas y también margina otras identidades de género fuera del binarismo varón/mujer. 

Medidas como éstas son propias del feminismo liberal, donde la emancipación se consigue en parte, rompiendo con la generización entre la dicotomía clásica de lo público y lo privado. Esto significa, la posibilidad de que las mujeres dejen de habitar el ámbito doméstico no remunerado y puedan desenvolverse en el ámbito público remunerado, pero ¿qué clase de mujeres son quienes tienen esas posibilidades? La mayoría de ocasiones no somos nosotras, y si estamos tan preparadas como ellas, difícilmente seremos la primera opción. 

Un ejemplo concreto de cómo estas políticas de identidad son insuficientes para las mujeres negras puede verse en las últimas elecciones legislativas en Colombia, para el año 2018. La ley que sugiere que mínimamente el 30% de las candidatas en las listas deben ser mujeres, comenzó a regir para las elecciones del 2014. Sin embargo, recién cuatro departamentos en el 2018 tuvieron una congresista mujer, dos de ellos fueron San Andrés y Providencia y Chocó (Chocó con más del 75% de población autorreconocida negra/afrocolombiana y San Andrés y Providencia con más del 25% de población autorreconocida raizal, según datos del censo 2005. Cabe resaltar que junto a Valle del Cauca, Cauca y Bolívar, San Andrés y Providencia Y Chocó son los cinco departamentos de Colombia con más población afrodescendiente). Pese al alto porcentaje de población raizal la curul en la cámara de San Andrés y Providencia fue ocupada por una candidata blanco mestiza; de 279 curules, 108 senadores y 171 representantes a la cámara, tan sólo hay dos mujeres afrodescendientes: Victoria Sandino Simanca en el Senado por el partido FARC y Astrid Sánchez Montes de Oca en la cámara por el Partido de la U. Y aunque las cifras no son alentadoras en cuestiones de género, pues las mujeres sólo ocupan el 19.7% del Congreso (10 puntos por debajo del promedio en América y casi 6 puntos por debajo del promedio mundial) si es cierto que si hacemos el ejercicio de entrecruzar el género y la etnia, las mujeres afrodescendientes apenas llegamos al 0.7% en el actual congreso colombiano. 

Es evidente que las cuotas de género son insuficientes para nosotras en tanto mujeres negras pues, tal como desarrolló Kimberlé Crenshaw cuando introdujo en la teoría feminista el término interseccionalidad, los cupos para mujeres tanto en cargos públicos como en empresas son usualmente ocupados por mujeres blancas. Si nos referimos a cargos como secretarías de género difícilmente somos la primera opción, incluso, en espacios que tratan asuntos étnicos raciales parece que ocupamos un segundo lugar, tal como sucedió en España donde la primera opción para ocupar la Dirección General para la igualdad de trato y Diversidad Étnico Racial fue una mujer blanca y hasta después de varios reclamos de organizaciones antirracistas, nuestra hermana Rita Bosaho pudo ocupar ese lugar. En espacios feministas que articulan otras luchas como el activismo lésbico, el activismo gordx o incluso, los procesos de militancia de las mujeres migrantes, nuestras voces parecen estar condenadas a la subalternidad; y además del racismo que atraviesa esos espacios hay una discusión acerca del tema de la representación. Si no ceden esos espacios, vale la pena amplificar la pregunta a que si acaso ocupáramos esos espacios, ellas se sentirían representadas, a esta cuestión la llamo la paradoja de la representación: la suposición de que las mujeres racializadas nos sentiremos representadas con las mujeres blancas, pero así mismo, no reconocernos como mujeres y distinguir nuestras preocupaciones y vivencias como ajenas a las suyas. Lo que les sucede a ellas, lo universalizan, pero lo que nos sucede a nosotras, nos pasa a nosotras y ya está, porque ellas son las mujeres, nosotras somos las negras, las indígenas, las gitanas, las asiáticas, las árabes; las mujeres son ellas, sólo se validan entre sí. 

Pensar en la inclusión de nosotras en tanto negras, y de nuestras hermanas racializadas para una diversificar las experiencias y miradas en espacios de poder implica un reto que trasciende los cupos de género, donde difícilmente somos excluidas. Si tenemos atravesadas por la clase en cuenta, que la mayoría de nuestras hermanas sufren un pobreza estructural y que hay una racialización de la clase, en tanto las personas racializadas suelen estar en la base de la pirámide, producto del empobrecimiento sistemático de sus comunidades, en el caso del Abya Yala, el abandono estatal a los territorios ancestrales negros e indígenas y en general, la ausencia de soportes básicos como la vivienda, la salud e incluso, el agua potable, imposibilitan que nuestras generaciones puedan llegar a formarse académicamente con las mismas oportunidades que las personas blancas y que en este sentido, a la hora de pensar en cuotas de género no haya una brecha irresoluble entre el currículo que ostentan las mujeres blancas y las mujeres racializadas. Esto significa que el problema trasciende las políticas afirmativas, tiene que ver con la falta de oportunidades en nuestros territorios y con las barreras, producto del racismo estructural, que encontramos al acceder a espacios históricamente negados para nosotras. No sólo no estamos, sino que se nos impide estar, mediante la producción estereotipada de las personas afrodescendientes como inhábiles de ostentar lugares históricamente blancos. En el caso de las mujeres negras, nuestra exclusión sistémica del espacio público remite a la doble negación de nuestras capacidades para estar en esos lugares, producto del machismo y el racismo que viste nuestras cuerpas negras. 


 Fuente: Afrofeminas / Por Alejandra Pretel
Observatorio de Medios del Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños. 

 

Cambio climaticoCambio climatico

Ciudad del Cabo: los niveles de pobreza, las oportunidades económicas y el desempleo son factores clave que aumentan la probabilidad de conflicto, y ha habido un fuerte acuerdo de que el cambio climático es un importante impulsor de conflictos violentos. El clima ha afectado el riesgo de violencia dentro de los países, y a medida que aumentan las temperaturas globales, se espera que el riesgo de conflicto armado aumente sustancialmente. Pero algunas de las mayores incertidumbres son sobre cómo y por qué.

Jerry Chifamba de allAfrica.com habló con Ferrial Adam , un activista de justicia ambiental que ha estado en el sector durante aproximadamente 15 años. Actualmente está trabajando en su doctorado que analiza cómo las personas pueden usar la ciencia para luchar contra sus luchas ambientales.

P: En su investigación y experiencia, ¿puede establecer el vínculo, si lo hay, entre el cambio climático y el conflicto?

Está muy claro que el cambio climático está afectando a las comunidades más vulnerables y que las comunidades vulnerables se ven obligadas a encontrar más agua y alimentos, lo que lleva a conflictos violentos. Entonces serán conflictos localizados, pero también creo que en el futuro probablemente podríamos ver conflictos entre países en torno al agua y los alimentos.

Un ejemplo es cuando estábamos en el noreste de Kenia, estábamos trabajando un poco en esa área y pasábamos junto a un hombre que había estado pescando y tenía un rifle, así que nos detuvimos y le preguntamos por qué necesitaba un rifle. Dijo que tengo un arma de protección porque la gente quiere robarme mi pescado. Entonces, ese es un tipo de conflicto en el que las personas se roban los alimentos unos a otros. Si miras la imagen general de alguien que está pescando, no está trabajando con armas de fuego y aquí estaba un tipo con un rifle y él no era el único. Fuimos a entrevistar a algunos pescadores en el río y estaba al atardecer y cuando llegamos allí, todos se iban y no estaban interesados ​​en responder nuestras preguntas. Cuando les preguntamos por qué se iban, dijeron que es porque hay francotiradores del otro lado del río que les disparan y luego tratan de robarles el pescado. Entonces, en realidad está sucediendo en este momento.

Entonces, una de las cosas es que Etiopía quiere construir una presa aguas arriba de Kenia y afectará el agua que fluye hacia Kenia, por lo que realmente hay un cierto enojo entre las personas en Kenia y las personas en Etiopía. Lo convierten en un problema nacional, creando conflictos entre países.

Si recuerdan los disturbios que ocurrieron en Mozambique hace algunos años, también se debió al aumento de los precios del pan, por lo que creo que a medida que los alimentos se vuelven más caros debido al impacto del cambio climático, ya sea sequía o inundaciones. Eso definitivamente podría conducir a más disturbios.

P: ¿Cómo prevé estos desafíos en el futuro? ¿En términos del papel del gobierno en la gestión del cambio climático y los conflictos?

No hay duda de que estos desafíos van a empeorar, probablemente veremos muchas más guerras por el agua, guerras alimentarias. Cuál es parte de la razón de la Primavera Árabe se relacionó con el aumento de los precios de los alimentos. Si observamos lo que Trump está haciendo en términos de responsabilizar a otros países o pedirles un rescate porque no firmarán un acuerdo en particular, creo que descubriremos que cada vez más de eso está sucediendo.

Creo que en el futuro, los ciudadanos comenzarán a responsabilizar a sus gobiernos por las decisiones que tomen en torno al cambio climático. Por lo tanto, el gobierno se volverá más consciente de las decisiones que tome porque el ciudadano común no las votará en función de cuáles sean sus elecciones con respecto al impacto del cambio climático.

El Cabo Oriental es parte de Sudáfrica que ha estado experimentando una sequía extrema. Y hay conflicto debido a la escasez de agua en el sentido de que, en primer lugar, se convierte en un problema de clase, por lo que para la clase media, simplemente van a caminar y compran agua embotellada, pero para los pobres, es más difícil hacerlo.

Y también con la corrupción, hay un gobierno que luego licita a las personas que tienen tanques de agua para ir y dan agua a áreas particulares, pero luego las personas lo hacen de acuerdo con sus amigos y alianzas de partidos políticos. O lo que están haciendo es que cuando el gobierno construye infraestructura, lo vuelven a descomponer para que puedan seguir obteniendo contratos para salir y dar agua a las personas en camiones.

Incluso si miras al Don de los Dadores que va a perforar pozos para que las personas puedan obtener agua, hubo todo ese tipo de conflicto, donde hubo un elemento de corrupción gubernamental porque querían algo de ti y eso causó un gran un poco revuelo Lo bueno es que Gift of the Givers no defiende eso, y lo hicieron público, así que deduje que los políticos retrocedieron un poco.

Hemos estado diciendo desde 2006 que necesitaban ir a las energías renovables y el gobierno no ha escuchado y parte de la razón es que creo que algunos de ellos tienen intereses creados en la minería del carbón. No se trata solo de la minería del carbón, sino que las áreas que planean explotar son el lecho de agua, que es muy importante en términos de nuestros recursos hídricos. Por lo tanto, el gobierno ha sido miope en el sentido de que no tenemos agua para siempre y necesitamos proteger el agua que tenemos.

La segunda parte es que no parecen entender que el carbón traerá más emisiones de gases que afectan el cambio climático en su conjunto; y extraer el carbón contaminará nuestra agua. Entonces, obviamente, dicen una cosa en una reunión internacional, pero cuando se trata de acción, están haciendo todo lo contrario.

P: ¿Es consciente el continente del cambio climático y su impacto ahora y en el futuro?

Creo que la gente no usa directamente el término cambio climático. Están experimentando el impacto y lo expresan con diferentes palabras y descripciones porque no pueden explicar en detalle el impacto que están teniendo. Ya sea que se trate de un pequeño pescador o un granjero, te dirán, bueno, solía plantar en este día, pero ahora tengo que cambiarlo a este mes. Por lo tanto, existe una conciencia clara al respecto, pero no han dicho que esto es el cambio climático. Pero tenemos mucho trabajo por hacer con respecto a la educación y la conciencia sobre el cambio climático.

Los informes de allAfrica.com sobre la consolidación de la paz están respaldados por una subvención de Carnegie Corporation de Nueva York.


 Fuente: AllAfrica 
Observatorio de Medios del Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños. 

El país de las legendarias pirámides y la civilización faraónica sobresale hoy por el súbito incremento de su población que alcanzó la cifra de 100 millones, crecimiento visto con preocupación por el gobierno egipcio. Debido a esa tendencia ocupa el lugar 13 a nivel mundial, el tercero de África y el primero dentro del universo árabe.

Según estudios revelados por la Agencia Central de Estadísticas, cada 15 segundos nace un bebé en la nación norafricana, bañada por el mar Rojo y el Mediterráneo.

En poco más de un mes, de enero a la fecha, ocurrieron alrededor de 320 mil nacimientos, reseñó el portal digital del periódico Ahram el de mayor portal digital del periódico Ahram, el de mayor circulación.

Anticipándose al hito de los 100 millones el primer ministro, Mostafa Madbouly, llamó a diseñar estrategias encaminadas a frenar la explosión demográfica.

Durante una reunión con el gabinete la pasada semana el funcionario pidió intensificar las campañas educativas y sistematizar la ayuda especializada en busca de una acertada planificación familiar.

En opinión de Madbouly es necesario trazar una ruta de trabajo integral a fin de encarar tal problemática que pone a prueba la capacidad del estado para satisfacer las crecientes demandas en materia de salud, educación, empleo, vivienda, alimentación y abasto de agua, por sólo citar algunos ejemplos.

Pero la labor puerta a puerta comenzó en 2015 con la campaña Two is Enough que llegó a más de un millón de mujeres en las gobernaciones más pobladas y pobres, explicó Randa Fares, coordinadora general de dicha cruzada.

Específicamente en el Alto Egipto donde son elevadas las tasas de natalidad, realizamos más de dos millones y medio de visitas con el objetivo de crear conciencia sobre la necesidad de emplear métodos anticonceptivos, y de hablar sobre la importancia de la planificación familiar, agregó.

Lamentablemente -dijo- muchos residentes en zonas rurales piensan que tales alternativas contradicen los principios religiosos, así que tuvimos que corregir conceptos erróneos, aunque queda mucho por hacer todavía.

Sondeos en torno a dicha realidad refieren que el 41 por ciento de las mujeres casadas no usan anticonceptivos, incluidas dos millones que ya tienen tres o cuatro hijos y 600 mil con cinco o más. Los egipcios viven concentrados en un siete por ciento del territorio, mayoritariamente desértico, y sus recursos naturales son limitados, sobre todo los hídricos.

Del totalde la población, aproximadamente el 49 por ciento son féminas que no obstante los avances, persiguen mayores oportunidades y un empoderamiento efectivo en la sociedad.

Las proyecciones apuntan a que el país podría alcanzar los 140 millones de ciudadanos en 2050, lo que obligaría a multiplicar las infraestructuras, servicios y esfuerzos en todos los ámbitos a fin de evitar lo que algunos han denominado la bomba demográfica.


Fuente: Wanafrica
Observatorio de Medios del Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños. 
Tags:

Página 1 de 971

Centro de saberes Africanos, Americanos y caribeños

Sede Académica 

Edificio Gradillas, piso 2, Esquina de Gradillas, Plaza Bolivar  
(a 150 mts. del Metro Capitolio), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital.

(+58 212) 863.46.12

Sede Rectoría

Torre de la Economía Comunal Manuelita Sáenz, piso 2, área de oficinas, Boulevard de Sabana Grande
(a 150 mts. del Metro Chacaito), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital

(+58 212) 953.83.43 - 952.72.29

Contáctanos

contacto@saberesafricanos.net
saberesafricanosweb@gmail.com

Nuestras redes

joomla social media module
© 2016 Derechos reservados, Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños. Caracas - Venezuela