fbpx

El rincón de Kenia donde nace el té más preciado de África

Estampa local en Keicho en el Valle del Rift de KeniaEstampa local en Keicho en el Valle del Rift de Kenia

En las tierras altas del Valle del Rift se halla este mosaico de plantaciones que hacen del verde un color omnipresente, donde la tranquilidad y la belleza se unen para crear una forma de vida

La primera postal desde Kericho tarda en enviarse, porque uno cree estar en un lugar de paso, un alto en el camino hacia los grandes conocidos de Kenia, como la Reserva Nacional del Masai Mara o el Lago Victoria. Pero no. Kericho es un lecho mullido donde quedarse, una plataforma fértil para despegar hacia el universo keniano. Kericho colorea el interior de los párpados con un pigmento de un brillo inusitado. Marcharse es comprobar que, aún en la distancia, este verde perdura en ese rincón secreto del ojo donde se guarda la memoria imborrable. Aquí no se llega por barco ni avión, tampoco por tren. Existe un trazado ferroviario desde Nairobi a Kisumu, pero aunque las vías están, los vagones no las recorren. Para muchos lugareños, un tren como el que une Nairobi y Mombasa es una esperanza sentada en el futuro.Las tierras altas del oeste del Valle del Rift se alcanzan por carretera, bordeando desde Nairobi los Parques Nacionales del Lago Naivasha y Lago Nakuru. Es en la proximidad de la Selva Mau, ya en Kericho, cuando el paisaje que parecía insuperable cobra un nuevo atractivo. Cada postal de esta geografía es distinta, las nubes que descargan a diario se alternan con un sol limpio que deja una claridad fresca sobre una tierra cada vez más arbolada y más verde. Si la tranquilidad y la belleza son ingredientes esenciales para relajar la mente, ambas se combinan en este lugar.

Tierra de atlas olímpicos

La ciudad de Kericho, en el condado del mismo nombre, nace en la década de 1920 y está a medio camino entre Kisumu y Nakuru. Por su clima, es un edén para la agricultura. Verduras, frutas y mucho té se venden en los márgenes de las rutas que unen Kericho con otras ciudades; rutas salpicadas de matatos, las furgonetas que ofrecen un servicio regular a multitud de puntos de la región, y de moto-taxis o boda-bodas.

Las plantaciones de té inundan de verde todo el paisaje de la zonaLas plantaciones de té inundan de verde todo el paisaje de la zona

Se dice que fue el hogar del primer hospital de la región, construido por los británicos en la etapa colonial a principios del siglo XX, y que su nombre hace referencia a kerichek, la palabra para medicina en el lenguaje de los kipsigis. Otros sostienen que la ciudad fue nombrada en honor a un conocido herborista llamado Kerich que vivió en el cambio de siglo. Viendo el saber local de las plantas medicinales y el uso de las especias en la dieta, la segunda de las hipótesis puede ser tan válida como la primera. Ésta es tierra de atletas olímpicos de larga distancia y alberga el lugar de culto del Sijismo más grande de África.

Plantaciones familiares

Es el epicentro del cultivo de té en Kenia, a 2.000 metros sobre el nivel del mar y cerca del ecuador se obtiene una calidad suprema. El té es un elemento omnipresente, se mira, se toca, se respira, se bebe cada día. Lo cultivan desde 1924 grandes compañías británicas, pero también pequeños agricultores con plantaciones propias. Los alrededores de la ciudad son un mosaico de tapices verdes con líneas de árboles de hoja perenne; muchas plantaciones albergan en su interior la poderosa belleza de los bosques indígenas, de las plantas autóctonas. Un mítico mirador es la terraza del Kericho Tea Hotel, construido en 1958 por los británicos al estilo del viejo mundo.Un hombre habla de su plantación familiar con el orgullo de quien posee una esmeralda valiosa. Se acerca a las plantas y explica que sólo se recogen las hojas superiores de color verde brillante, el resto queda intacto; a los diez días se vuelve a por las hojas nuevas y cada tres años, las plantas de té se podan a fondo. Con sus cestos a la espalda, los recolectores de té, hombres y mujeres, se sumergen entre las hojas hasta la cintura o la altura del pecho.

La naturaleza es la seña de identidad de rincones como KerichoLa naturaleza es la seña de identidad de rincones como Kericho

Kericho arropa varias etnias. En Kenia, hay 42 tribus culturalmente únicas. Su biodiversidad y sus ecosistemas pero, sobre todo, su gente es lo que hace de este país un lugar irrepetible. Los kalenjin son la tribu mayoritaria en Kericho, hospitalaria y amante de sus tradiciones, con una sabrosa cocina: platos de ugali con carne y salsa servido con vegetales verdes cocidos; carne de cabra asada, de res o pollo; y el mursik, la bebida popular de leche entera fermentada que se almacena en una calabaza. Por las calles de la ciudad hay que recorrer los soportales, los mercados a cielo abierto, comprar en los puestos las naranjas locales y leer los periódicos en los atriles de madera.Hay que seguir una partida local de damas con tapones de botella, elegir una tela de estampados africanos y caminar sin prisa mientras se espera la lluvia. Cerca del final, uno tarda en redactar la última postal desde Kericho, porque el brillo del té crea hermosos destellos sobre la cartulina al escribir Jambo.


Fuente: elmundo.es
Observatorio de Medios del Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños

Tags:
Centro de saberes Africanos, Americanos y caribeños

Sede Académica 

Edificio Gradillas, piso 2, Esquina de Gradillas, Plaza Bolivar  
(a 150 mts. del Metro Capitolio), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital.

(+58 212) 863.46.12

Sede Rectoría

Torre de la Economía Comunal Manuelita Sáenz, piso 2, área de oficinas, Boulevard de Sabana Grande
(a 150 mts. del Metro Chacaito), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital

(+58 212) 953.83.43 - 952.72.29

Contáctanos

contacto@saberesafricanos.net
saberesafricanosweb@gmail.com

Nuestras redes

© 2016 Derechos reservados, Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños. Caracas - Venezuela