fbpx

El verdadero origen del nombre de América

AméricaAmérica

El origen del nombre de América

Por: Geo C Hurlbut

Américo Vespucio hizo dos o, como algunos han sostenido, cuatro viajes al Nuevo Mundo. Escribió observaciones sobre latitud y longitud y relatos de sus viajes, y dibujó o corrigió cartas. Ninguna de estas obras existe. Se conservan algunas cartas suyas a dos amigos, y en ellas da notas de sus viajes y de las personas extrañas que había visto. Dos de estas cartas fueron publicadas durante su vida, pero ni en estas ni en ningún otro escrito suyo conocido da su nombre a la tierra que visitó y describió.

El nombre "América" aparece por primera vez en la Cosmographia Ihtroductio of Waldseemiiller, or Waltzeu minller (Hylacomy de St. Die, en los Vosges. En este libro, publicado en 1507, Waltzemutller dice una y otra vez que le da el nombre de América al Nuevo Mundo, porque fue descubierto por “Americus Vesputius”. El primer pasaje, en el reverso de la tercera hoja, dice:

"Después de lo cual cualquiera comprenderá más fácilmente la descripción del mundo entero dada por Ptolomeo, luego ampliada por otros, y últimamente expuesta más ampliamente por Americus Vesputius". 

El siguiente párrafo, en el reverso de la novena hoja, dice:

 "Los ceiloneses, los etíopes y la mayor parte de la tierra antes desconocida, recientemente descubierta por Americus Vesputius. Al respecto, se adjuntan los relatos de sus cuatro viajes, traducidos de la lengua italiana al francés y del francés al latín”.

En la tercera página escribe

"Hacia el Polo Antártico están situadas la parte más lejana de África recientemente descubierta, y Zanzíbar, las islas de Java Menor y Seula, y la cuarta parte del mundo, que puede llamarse Amerique, es decir, la tierra de Americus o América, porque fue descubierto por Americus ".

En el reverso de la decimoquinta hoja está la conocida declaración:

 "Y ahora estas partes (Europa, África y Asia) han sido descritas más completamente, y otra cuarta parte ha sido descubierta por Americus Vesputius (como se verá más adelante), y no veo cómo alguien puede objetar con razón a llamar a este Amerige, es decir, la tierra de Americus, o América, nombre  de su descubridor Americus, un hombre de excelente calidad: América ya que tanto Europa y Asia obtuvieron sus nombres de mujeres”

. "La situación de esta parte y los modales de su gente se entenderá claramente a partir del relato de los cuatro viajes de Americus".

En la página 19, Waltzemliiler explica por qué ocasionalmente había preferido en su Cosmografía la autoridad de las cartas marinas a la de Ptolomeo: 

“Y hemos arreglado las cosas de tal manera que hemos copiado a Ptolomeo en el mapa, excepto para las nuevas regiones y algunos otros lugares, mientras que en el globo que acompaña al mapa nos hemos basado en la siguiente descripción de Americus ".

Cuatro ediciones de la Cosmographia se publicaron en St. Die en el año 1507; dos, una en latín y otra en alemán, aparecieron en Estrasburgo en 1509; y la última de todas se publicó en Lyon en 1517 o 1518. Todas menos las últimas fueron publicadas por el propio Waltzemiiller. No aparece cuando se dio cuenta de su error con respecto al descubridor del Nuevo Mundo; pero en la Segunda Parte del Ptolomeo de 1513, impresa en Estrasburgo por J. Schott, y, en gran parte, obra de Waltzemiiller, hay una línea que asigna el descubrimiento al "ex almirante del Serenísimo Rey Fernando de Portugal".

Vespucio, que murió en 1512, nunca llevó el título de almirante, y el rey de Portugal fue Emanuel el Grande. El almirante al que se aludía no podía ser otro que Colón, y la leyenda sobre el Nuevo Mundo en el mapa que se da en este Ptolomeo, bajo el nombre de "Tabula Terre nove", aclara esta cuestión. 

"Hec terra cum adyacentes insulis inventa est per Columbum januensem ex mandato regis Castelle". (Esta tierra, con las islas adyacentes, fue descubierta por el genovés Colón, al servicio del rey de Castilla).

Varnhagen ha demostrado cómo generalmente se aceptaba el nombre de América, otorgado al Nuevo Mundo por Waltzemüller. En el Globuts Mundi, editado en Estrasburgo en 1509, en latín y en alemán, el nombre se adopta con suficiente naturalidad, ya que Waltzemuller sin duda ayudó en la producción de esta obra; pero también aparece en el Luculentissima quaedam terra totius descriptio, publicado por Johann Schoner en Nuremberg en 1515, "cum globis cosmographicis", y allí se explica casi con las palabras de Waltzemuiller:

"America sive Amerigen (sic) novus mundus: et quarta orbis pars, dicta ab ejus inventore Americo Vesputio viro sagacis ingenii: qui eam reperit Anno domini 1497" 

(“América, o Amerige, el nuevo mundo y la cuarta parte del globo, así llamado por su descubridor Americus Vesputius, un hombre de excelente calidad, que lo encontró en el año de nuestro Señor I497.")

En el globo terráqueo de Schoner del año 1515, el nombre de América se da sólo a América del Sur; mientras que más allá del estrecho hacia el sur de ella es una gran tierra que lleva el nombre -Brasilie Regio.

En la edición en folio de Pomponius Mela, publicada en Viena en 1518, hay una carta dirigida por Vadianus (Joachim de Watt) a Rudolph Agricola. En esta carta se menciona dos veces a América. El primer pasaje dice: 

"Americam a Vesputio repertam"

. El segundo no nombra a Vespucio:

 "Immensum Pelagus interesse inter extremum ab America occidens et oriens Ptolomei etc." En 1520 

Apiano mostró en Viena un mapamundi, para acompañar una edición de Solinus, y en este el Nuevo Mundo se llama América. En el mismo año, el Dr. Margallo publicó en Salamanca un Phisices Comnpendium y describió las divisiones de la tierra de la siguiente manera:

"Prima est Asia secunda Africa et tertia Europa ... addenda tamen veteribus incognita America a Vesputio inventa que occidentem versus etc."

(“La primera es Asia, la segunda África y la tercera Europa ... y a estas hay que añadir la parte desconocida de los antiguos, América, descubierta por Vespucio, que, hacia el oeste, etc.")

También fue en 1520 cuando Schoner inscribió el nombre en el globo, que envió en 1523 al canónigo de Bamberg, Reymer von Streytpergk. En el mapa de Frisio en el Ptolomeo de 1522, el nombre aparece en su lugar.

 En el Cosmographigus Liber of Apianus, publicado en Landshut en 1524, el nombre América aparece varias veces, y la descripción del Nuevo Mundo comienza con las palabras:

"América; quoe nunc Quarta pars terroe, dicitur ab Americo Vespuccio eiusde 'inne' tore (sic) nomen sortita est Et non immerito."

( "América, como ahora se llama la cuarta parte del mundo, recibió su nombre de su descubridor, Americus Vespuccius, y no sin merecerlo")

 Henr. Glareanus Loritus, profesor de geografía en Basilea, publicó un tratado-De Geographia liber unus-rin 1527, en el que da el nombre como de uso generalmente conocido:

"Porro ad occidentem terra est quam America vocant, longitudine octoginta ferme graduum, dume insulae Spagnolla et Isabella: quoe quidem regiones, secun- dum littora, ab Hispanis lustratoe sunt, Columbo Genuensi et Americo Vesputio ejus navigationis ducibus".

( "Luego, al oeste está la tierra que ellos llaman América, casi ochenta grados de longitud (y) las dos islas Hispaniola e Isabella: y estas regiones, en lo que respecta a las costas, han sido exploradas por los españoles, navegando bajo la comandancia del genovés Colón y de Americus Vesputius ").

El libro de Glareanus fue adoptado como libro de texto en las escuelas, y Varnhagen afirma que ha visto ediciones con las fechas 1528, 1530, 1533, 1534, 1538, 1539, 1543, 1551 y otras aún posteriores. 

El Cosmographicus Liber de Apianus se reimprimió no menos de once veces entre 1524 y 1574, sin contar las traducciones. Apianus publicó, también (al menos, la obra se le atribuye), un compendio de la Cosmographia Introductio, bajo el mismo nombre, y repitiendo la afirmación de que Vespucio había descubierto el Nuevo Mundo, y que el nombre de América se le dio por esta razón.

Varnhagen ha examinado personalmente cuatro ediciones de este librito, una de Ingolstadt, dos de Venecia y una de París; y anota en el catálogo de la biblioteca pública de Padua otras dos ediciones que no ha visto, ambas de Venecia. 

Gemma Frisius, quien anotó y añadió a la obra de Apianus, publicó en Antweirp en 1530 un libro sobre los principios de la astronomía y la cosmografía, de la cual hubo varias ediciones posteriores, además de una traducción francesa, publicada en 1556. En todas estas el Nuevo mundo se llama América.

El Opusculum Geographicum de Schöner (Nuremberg, 1533) da el nombre de América a las regiones occidentales recién descubiertas.

Las diversas ediciones de Ptolomeo contribuyeron a fijar el nombre en la mente del público; y entre los epítomes y recopilaciones de obras geográficas hay una, publicada en Venecia en 1537, que tiene entre sus cortes un grabado de las dos hemisferios, la occidental con la inscripción América, mientras que en el reverso de la portada, la pieza es un grabado en el que el nombre curiosamente está mal escrito, “Amnetrica”.

El globo terráqueo de Mercator de 1541, reproducido en facsímil en 1875 por el Departamento de Guerra de Bélgica, divide la superficie terrestre del mundo en cinco partes: Europa, Asia, África, América y la Tierra de Magallanes, recientemente descubierta. En este globo, Europa, Asia y África se copian de los mapas de Ptolomeo, mientras que los nombres, especialmente los de los países del Lejano Oriente, parecen haber sido tomados de Marco Polo. 

El nombre de América está escrito en todo el continente occidental, “Ame”- en América del Norte y –“rica” en América del Sur. Debajo están las palabras: A multis hodie Nova India dicta: "Llamado hoy por muchos, Nueva India".

La Tierra de Magallanes es de gran extensión, y cubre toda la región alrededor del Polo Sur, los geógrafos de la época razonan que, sin un vasto continente austral para equilibrar la masa de tierra en el hemisferio norte, el equilibrio del mundo sería destruido. Sebastian Munster, cuya Cosmographia fue tan larga y tan ampliamente reconocida como autoritaria, adoptó el nombre de América en el Novus Orbis de Grynaeus, que publicó en 1532, y aparece en las numerosas ediciones de su propio libro en latín, francés e inglés, bohemio y otras lenguas, desde la primera en 1544 hasta la de 1598.

En Honter's Rudimenta Cosmographica, el mapa del Nuevo Mundo lleva la inscripción: América. 

Una pequeña obra, publicada por Jacques Focard en Lyons en 1546, bajo el título: "Paraphrase de l'Astrolabe", después de dar una descripción de las tres partes del mundo conocidas por los antiguos, agrega que además de estas no se había descubierto ninguna tierra que poduiera llamarse continente, "exceptte  une appellé, Amerique, de la quelle ne sommes encore bien, asseurés"; y luego procede a dar una descripción de esto, hasta donde se conoce. Este registro, que podría ser ampliado, muestra que el nombre sugerido por Waltzemiiller en 1507 se había convertido, en cincuenta años, en el nombre reconocido del continente occidental, excepto en España, donde se mantuvo la denominación oficial de "Las Indias". 

Durante mucho tiempo fue un eficaz lugar común para denunciar la usurpación de la gloria de Colón por parte de Vespucio. Pero su inocencia en el asunto está ahora tan claramente establecida que incluso los libros escolares están comenzando a exponer el caso con justicia. 

Sin embargo, cuando se cierra una puerta, se abre otra; y en la historia nunca se dice la última palabra. La declaración de Waltzemiiller sobre el origen del nombre América parece ser definitiva; pero se ha puesto en tela de juicio y se ha reabierto todo el tema en estos últimos años. 

El Sr. Jules Marcou, un distinguido geólogo estadounidense, publicó en 1875 dos artículos, uno en inglés en el Atlántic Monthly, el otro en francés en el Boletín de la Sociedad Geográfica de París, e hizo en estos un ingenioso argumento a favor del origen americano del nombre América. Dicho brevemente, su argumento es el siguinte:

Existe entre Juigalpa y Libertad en la provincia de Chontales en Nicaragua, una región montañosa o cadena montañosa, conocida con el nombre de Amerrique, Amerique o Americ. Esta cadena se extiende por un lado hacia el país de los indios Carca y, por el otro, hacia el de la tribu Rama. Los ríos Mico, Artigua y Carca, que se unen para formar los Blewfields, y el Grande Matagalpa, el Rama y el Indio, fluyen todos desde estas montañas hacia el Atlántico; y, del otro lado, el Comoapa, Mayales, Acoyapa, Ajocuapa, Oyale y Terpenaguatapa fluyen desde estas mismas montañas de Amerrique hacia el Lago de Nicaragua.

Colón, en su cuarto y último viaje, llegó, en la Costa de los Mosquitos, al río al que dio el nombre de Río del Desastre. A este, el señor Marcou lo identifica con el Grande Matagalpa. Unos días después, Colón se detuvo por un tiempo en un lugar llamado Cariay, para reparar sus barcos y descansar a las tripulaciones. Mientras estaba allí, preguntó por el oro y se enteró de que el metal abundaba en varios lugares que le fueron nombrados. El último de ellos fue Veragua, veinticinco leguas más costa arriba. Este lugar está en la gran bahía de Chiriquí en Costa Rica. Veinticinco leguas más allá de Veragua estaba Carambaru, un poco al norte del río San Juan y del actual Greytown. Cariay debió de estar más al norte, en las cercanías de la desembocadura del río Blewfields. Esta región ahora está habitada por los indios Carca, y Carambaru debe haber estado cerca del río Rama en el país de los Ramas.

La cadena de montañas de Amerique atraviesa esta región, y en ella hay minas de oro que ahora se explotan. Colón, en la carta que narra este viaje, dice que le hablaron de lugares ricos en oro, se contenta con nombrar sólo la provincia de Ciamba; Sin embargo, al señor Marcou le parece muy probable que los indios hablaran a menudo de Amerique o Americ, y sostiene que es casi seguro que respondieron a la reiterada pregunta sobre el origen del oro, diciendo que procedía Americ.

Cuando los españoles regresaron a Europa probablemente se jactaron de haber descubierto minas de oro, incluyendo, por supuesto, las que los indios le reportaron como existentes en la región de América, y este extraño nombre, repetido de boca en boca, viajó por las ciudades y pueblos y pueblos de España y más allá de los Pirineos, hasta que, por fin, llegó a Waltzemiuller en St. Die. Él, sin conocer el significado de la palabra, supuso que se derivaba del nombre de Albericus Vespucius, cuyo relato del Nuevo Mundo era el único que Waltzemiller conocía. "Para apoyar esta derivación", dice el Sr. Marcou, "era necesario torcer el nombre de Vespucio en la forma Americus, y esto Waltzemftller no dudó en hacerlo, aunque al llamar al Nuevo Mundo por el nombre bautismal del supuestamente descubridor, estaba violando la regla que hace de esto un privilegio exclusivo de las cabezas coronadas. Si el apellido era Vespucio, el Nuevo Mundo debería haber sido llamado Vespucia, y no América”. La única explicación de esta inconsistencia es, en opinión del Sr. Marcou, el hecho de que Waltzemiiller había escuchado el nombre América antes de asociarlo con Vespucio. 

Al cerrar su argumento, el Sr. Marcou señala las ventajas de su teoría. Estos son: que no quita nada de la gloria de Colón, porque muestra que el nombre del continente es un nombre indígena; que se desechen para siempre de las acusaciones contra Vespucio, tanto más decididamente que su nombre nunca fue Americus, sino Alberico o Amerigo; que el nombre América, aunque indígena, no admite confusión entre el todo y una parte, porque proviene de una localidad demasiado insignificante para dar lugar a conceptos erróneos; y, finalmente, que parece ser elegido admirablemente de un lugar en el mismo centro del continente, y de allí llegar al norte y al sur, a las Indias Occidentales y al Pacífico, desde el corazón de la más larga línea de montañas en el mundo. Está bien elegido, también, dice el Sr. Marcou, porque "es muy probable que golpeó el oído” del gran almirante Colón en su cuarto viaje, de modo que el ilustre descubridor del Nuevo Mundo fue el primer europeo que escuchó y pronunció el nombre Amerique, o Anteric, aunque no poseemos la certeza y la prueba material de esto”.

 Esta teoría, presentada casi simultáneamente en América y en Europa, no atrajo la atención de inmediato. En  el informe del Congreso Internacional de Americanistas, celebrado en Luxemburgo en 1877,  M. Schoetter leyó ante este Congreso un documento sobre Amerigo Vespucci, y en una nota al mismo hace los siguientes comentarios sobre el Sr. Marcou teoría:

 "Aún queda por explicar cómo un nombre local, que no se encuentra en ningún relato del siglo XVI, pudo haber llegado antes del año I507 a una pequeña ciudad construida en las montañas de los Vosges. Además, el nombre del navegante florentino se aplicó por primera vez a la parte sur del continente, que luego se creía que era una isla situada al sur de las Indias Occidentales”.

 En el boletín Ausland, No. 21, para 1881, se observa la objeción del Sr.Marcou a la forma Americus para el nombre de Vespucci: "No debe pasarse por alto que la ortografía de los nombres propios se trataba de manera arbitraria en aquellos días, y que no hay mucha diferencia entre Alberico y Ainerigo, Albericus y Americus". 

En 1883 apareció en el Boletín de la Sociedad Geográfica de Madrid una traducción, algo condensada, del artículo francés del Sr. Marcou, y en el Boletín de la Societe de Geographie, de Toulouse, de diciembre se publicó un resumen de su argumento. 

Fue a principios del mismo año que el Sr. T. H. Lambert leyó ante la American Geographical Society un artículo con el título: "El origen del nombre América a partir de la historia nacional de los peruanos". Este artículo, escrito aparentemente sin conocimiento de la ingeniosa teoría del Sr. Marcou, deja la impresión de haber sido sugerido por él.

 El Instituto Geográfico Argentino volvió a publicar, sin comentarios, en el tercer número de su Boletín de 1884, la traducción del artículo del Sr. Marcou realizada para la Sociedad Geográfica de Madrid. 

Es en el -Deutsche Rundschau für Geographie und Statistik, de agosto de 1885, donde se encuentra el siguiente aviso de la teoría del Sr.Marcou, en un breve artículo del Dr. K. Wiirzburger, quien observa que la aparición de Ortelius, El gran Atlas en 1570 estableció definitivamente América como el nombre con el que el Nuevo Mundo sería conocido en Alemania, pero no expresa ninguna opinión sobre la nueva teoría. 

El Prof. Guido Cora fue el siguiente escritor en abordar el tema, en un artículo sobre "Los precursores de Colón en América", en el boletín de la revista Italian Geographical Sociedad para diciembre de 1885. El profesor Cora se contenta con exponer brevemente el contenido del artículo del Sr. Marcou y, por cierto, advirtiendo el del Sr. Lambert; y agrega que el caso no debe resolverse apresuradamente y que parece requerir una información más amplia. El asunto fue abordado en este punto por el Sr. Luigi Hugues *, quien ha estudiado la teoría del Sr. Marcou con serenidad e imparcialidad, y ha llegado a la conclusión de que todas las pruebas están en contra. El Sr. Marcou hace hincapié en la terminación ic o ique en los nombres estadounidenses y cita, entre otros, con cierto énfasis, el nombre de Jamaica. El Sr. Hugues le recuerda que el verdadero nombre de la isla es, en la antigua ortografía española, Xaymaca, que difiere en forma y significado de los nombres en ic.

El Sr. Hugues muestra, mediante citas de cartas escritas a Vespucci y con su firma, que su nombre era Amerigo; y responde a la observación de que el continente, si lleva el nombre de Vespucio, debería haber sido llamado Vespucia, apelando a Humboldt, quien dice: "La preferencia mostrada por Waltzemiuller por el nombre, sobre el apellido del navegante florentino , se explica fácilmente por la sonoridad inferior del nombre Vespucci y su derivado Vespuccia, así como por la costumbre italiana y española de indicar a las personas distinguidas por sus nombres de bautismo. Los libros de contabilidad, que se conservan en los archivos de Sevilla, tienen en muchos lugares las palabras: 'Amerigo, Cr.' 'El Sr. Hugues observa también que si bien el nombre de Vespucci se encuentra en los documentos españoles bajo las diversas e inciertas formas de Vespuche, Espuche, Vispuche, Despuchi, y, como escribió Colón, Vespuchy, el nombre "Amerigo" se da correctamente. 

Tras una seria revisión del tema, la primera y suficiente objeción a la teoría del Sr. Marcon es que no toma en cuenta la repetida declaración de Waltzemiuller de que el nombre "América" fue hecho por él a partir del nombre de Vespucci. Muestra, en efecto, una preferencia por la forma "Amerige", evidentemente porque ésta reproduce casi exactamente su original. Debe aceptarse el testimonio positivo de Waltzemiuller sobre un hecho del que no podía sino tener pleno conocimiento.

 Admitiendo, sin embargo, en aras de la discusión que podría haber cometido un error al escribir el nombre, y que fue traído por los españoles del Nuevo Mundo, ¿cómo se explica que ninguno de ellos ha dejado una pista de ella en alguna escritura o tradición, dentro o fuera de España? El nombre no se encuentra como un vocablo nativo americano en ningún registro del siglo XVI; y, sin embargo, el señor Marcou querrá hacernos creer que el propio Colón y todos sus compañeros en el cuarto viaje escucharon este nombre mágico durante días juntos, y quedaron impresionados por él hasta tal punto que la fama, nunca habiendo sido contada en España, saltó los Pirineos y cruzó Francia en secreto hasta los Vosges, y allí se susurró al oído de Waltzemifller. No hay historia más maravillosa que esta en la historia de América o en las mil y una noches. 

En su carta de Jamaica, Colón habla de las minas de oro que está buscando, y si alguno de los nombres nativos que escuchó pudo haberse apoderado de su imaginación como sinónimo de riquezas fabulosas, habría sido Ciguare, de la que escribe. :

* Sul Nome "America." Memoria di Luigi Hugues. Torino: Ermanno Loescher, i886. (Pamphlet, 48 pp.)

" la provincia de Ciguare que según ellos es descrita nueve jornadas de andadura por tierra al Poniente: alli dicen que hay infinito oro, y que traen corales en las cabezas, manillas 'a los pies y a los brazos dello, y bienl gordas; y del, sillas, arcas y mesas las guarnecen y enforran. Tambien dijeron que las mugeres de allí traían collares colgados de la cabeza 'a las espaldas. En esto que yo digo, la gente toda de estos lugares conciertan en ello, y dicen tanto que yo sería contento con el diezmo. "

La teoría del Sr. Marcou no parece poseer las ventajas que se le atribuyen. Sostiene que si se descubre que el nombre "América" es americano, nada se quita de la gloria de Colón. ¿Qué posible relación puede haber entre los dos? El nombre, en cualquier caso, no se deriva del nombre de Colón, y la injusticia cometida contra él sigue siendo la misma; pero, ¿Cómo afecta esto a su gloria? Está con él como con Casio y Bruto en la procesión fúnebre de Junia; los ojos lo buscan en vano en el lugar que debe ser suyo, pero está más presente en el pensamiento de todos.

* El Sr. RH Major, en su "Select Letters of Columbus", traducido y editado para la Sociedad Llakluyt, ha perdido el sentido de este pasaje al no observar la relación gramatical de los pronombres “dello” y “del”, y traducir coral donde debería han escrito oro. Una comparación con el relato del cuarto viaje en Herrera, 1 de diciembre, lib. 5, cap. 5, donde algunas de las expresiones se toman casi literalmente de la narrativa de Columbus, habría corregido el mal entendido. El pasaje dice: "i como con tanto cuidado le veian preguntar los Indios por el Oro, dabanle muchas palabras, señalando que por tales i tales Tierras havia tanta cantidad de Oro, que traialn Coronas de ello sobre la cabe9a, i Manillas en los pies , i en los bravos, bien gruesas: las Sillas, Mesas, i Arcas aforradas de Oro ". . 'y como los indios vieron que pedía con tanta ansiedad el oro, le dieron muchas palabras, declarando que en tales y tales regiones había tanta abundancia de oro que llevaban coronas en la cabeza y tobilleras en sus pies, y brazaletes en sus brazos, muy gruesos; y que sus sillas, mesas y cofres estaban cubiertos de oro ".

No hay cargos contra Vespucci, y los hombres deben aceptar la grandeza accidental que él ha ganado.

 El Sr. Marcou no está contento con el siguiente punto que se hace, ya que, si hay un nombre del cual se puede decir que no admite confusión entre el todo y una parte, ese nombre seguramente no es "América"; porque si bien pertenece propiamente a todo el continente occidental, a menudo, según el uso familiar, su aplicación se limita a una parte de América del Norte.

 El siguiente argumento en orden muestra, más de lo estrictamente necesario, la influencia animadora de la melodía de "Yankee Doodle"; y se puede responder justamente a la pregunta de por qué a un nombre en Centroamérica se le debe permitir el privilegio exclusivo de mirar al Atlántico y dar la espalda a la puesta del sol, y extenderse en largas filas hacia el norte y el sur.

Tanto si el gran Almirante ha oído hablar de la cadena Amerique como si no, es un hecho que los cartógrafos la dejan fuera de sus mapas, como por consentimiento común; y los estudiantes de geografía, que se encuentran continuamente desconcertados en la búsqueda de una cadena tan importante, pueden sentirse tentados a creer al fin, en su prisa, que el Sr. Marcou ha creado estos restos de su conciencia interior. En esto le harían mal. Parece haber sido inducido a un error por una mala ortografía del nombre. 

Sí existe en la provincia de Chontales, en Nicaragua, una cadena montañosa llamada con el nombre de Cordillera Arnerrisque *, y si si esta palabra se ajusta fácilmente a los nombres significativos en ic, la falla radica en la naturaleza de las cosas

El Amerique del Sr. Marcou es un engaño: 

“La tierra tiene burbujas, como el agua, y esto es de ellas ".

Anexo :

** NOTA.- Su Excelencia Mlanuel M. de Peralta, Enviado de Costa Rica, en Washington, se ha interesado en esta cuestión, y amablemente ha proporcionado para su publicación la siguiente carta del Presidente Cárdenas, de Nicaragua.

AL SENOR MANUEI M. PERALTA, Ministro de Costa-Rica en Washington. ESTIMADO SENOR Y AMIGO –

He recibido su apreciable carta del 26 de Marzo, en que U. se sirve preguntarme si existe, en el Departamento de Chontales de República, una cadena de montañas, conocida con el nombre de Amerique, Amerrique, o Americ, la cual ha sido mencionada por el Seior Thomas Belt, en un libro que publico en Londres el año de 1873, con el título de " The Naturalist in Nicaragua ": en contestación tengo el gusto de informar 'a U. que efectivamente existe en esta República, y en el mencionado Departamento, una cadena de montaña con el nombre de " Amerrisque," la que es muy probable haya visitado el Senior Belt, por estar próxima al mineral en donde residió por mucho tiempo. Habita en la cadena mencionada una tribu de indios llamados los " Amerrisques," poco numerosa el día de hoy, pero que parece haber sido anteriormente de alguna importancia, según los indicios que por allí se encuentran. Dichos indios han estado siempre en comunicación mas o menos frecuente con el Cabo de Gracias a Dios y la Mosquitia, en nuestra Costa del Atlántico. Espero haber satisfecho as; los deseos de U. y quedo su atento seguro servidor y amigo AD. CARDENAS.

Adán Cárdenas del Castillo (Rivas, 22 de febrero de 1836-Rivas, 12 de julio de 1916) fue un médico y político conservador nicaragüense  presidente de Nicaragua entre el 1 de marzo de 1883 y el 1 de marzo de 1887 


 Título original;THE ORIGIN OF THE NAME " AMERICA."
Traducción libre por el Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños

Fuente: Journal of the American Geographical Society of New York , 1886, Vol. 18 (1886), pp. 301-316.

https://www.jstor.org/stable/196796 . Published by: Taylor & Francis, Ltd.

Publicado por AiSUR
Premio Nacional de Periodismo Necesario Anibal Nazoa 2020


Centro de saberes Africanos, Americanos y caribeños

Sede Académica 

Edificio Gradillas, piso 2, Esquina de Gradillas, Plaza Bolivar  
(a 150 mts. del Metro Capitolio), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital.

(+58 212) 863.46.12

Sede Rectoría

Torre de la Economía Comunal Manuelita Sáenz, piso 2, área de oficinas, Boulevard de Sabana Grande
(a 150 mts. del Metro Chacaito), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital

(+58 212) 953.83.43 - 952.72.29

Contáctanos

contacto@saberesafricanos.net
saberesafricanosweb@gmail.com

Nuestras redes

© 2016 Derechos reservados, Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños. Caracas - Venezuela