fbpx

Política

Así fue como el Euromaidán desató un conflicto de nueve años en el Donbás

El Euromaidán en DonbásEl Euromaidán en Donbás

Así fue como el Euromaidán desató un conflicto de nueve años en el Donbás

El golpe de Estado de febrero de 2014 se convirtió en el detonante del conflicto en Ucrania, al que la operación militar especial de Rusia pretendía poner fin, según han declarado a Sputnik testigos del Euromaidán.
La 'primavera rusa' en Donbás fue un movimiento de base que comenzó cuando en Kiev arreciaban las protestas del Euromaidán, explicó a Sputnik Alexandr Matiushin, excomandante del Donbás y corresponsal de guerra.
Las protestas comenzaron el 21 de noviembre de 2013, con hasta 2.000 manifestantes reunidos en la plaza central de Kiev (Plaza de la Independencia), después de que el entonces presidente Víktor Yanukóvich se negara a firmar un acuerdo de asociación con la Unión Europea (UE).
"Nikolái Azárov, el asesor y ayudante más cercano de Yanukóvich, calculó en el último momento que el cambio a las normas europeas endeudaría a Ucrania hasta límites insospechados", explica Matiushin. "La transición preveía cambiarlo todo, desde los enchufes hasta las vías férreas, había que reconstruirlo todo. [El Gobierno de Yanukóvich] llegó a la conclusión de que no era rentable y se negó [a firmar el acuerdo con la UE]. Después, los estudiantes salieron a la calle y fueron dispersados ante las cámaras, lo que provocó una ola de indignación en Kiev. A partir de ese momento, el Euromaidán empezó a cobrar impulso".

Raíces de la división entre el oeste y el este de Ucrania
"Históricamente, el sureste [de Ucrania] siempre ha gravitado hacia Rusia", dijo Matiushin. Recordó que en 1919, Vladímir Lenin, entonces jefe del Gobierno soviético, integró el Donbás en la República Socialista de Ucrania en contra de la voluntad de la población de la región y tras el colapso de la URSS, el plebiscito de 1994 sobre la federalización de la región y la conversión del ruso en segunda lengua oficial fue ignorado por el entonces Gobierno ucraniano.
En la época del Euromaidán, las partes sudoriental y noroccidental de Ucrania ya estaban divididas sobre el futuro del país: la primera quería integrarse en la UE, mientras que la segunda quería desarrollar lazos económicos con Rusia, según MatIushin.
"El sudeste incluía los territorios de Járkov a Odesa, la llamada Novorossiya, junto con Crimea. Y por separado, estaba el noroeste, donde estas tendencias [nacionalistas] ucranianas eran fuertes", dijo.

La división se hizo especialmente visible en 2004, cuando la Revolución Naranja de la plaza Maidán, apoyada por Occidente, llevó a Víktor Yúshchenko al poder en Kiev, señaló el corresponsal de guerra.
"Y todas las vicisitudes económicas a partir de 2004, cuando se produjo la ruptura de relaciones [entre Rusia y Ucrania], es decir, el conflicto del gas, la guerra del azúcar, etcétera, golpearon muy duramente al Donbás porque sus industrias dependían, en particular, del gas ruso barato", explicó.
En 2005, el gobierno de Yúshchenko inició unilateralmente una revisión de las tarifas de tránsito del gas ruso hacia Europa a través del territorio de Ucrania, lo que llevó a la rescisión de un contrato de gas ruso-ucraniano a largo plazo que había fijado el precio del combustible para Kiev en 50 dólares por 1.000 metros cúbicos hasta 2010. El aumento del precio del gas supuso un duro golpe para el Donbás, que "culpó al protegido de Ucrania Occidental" del deterioro económico, señaló MatIushin.
Otro motivo de la ruptura fue la glorificación de los colaboradores nazis de la Segunda Guerra Mundial por parte del gobierno de Víktor Yúshchenko, quien elogió abiertamente a la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN) y al Ejército Insurgente Ucraniano (UPA, organización extremista prohibida en Rusia), responsables de la limpieza étnica de judíos, rusos, romaníes y polacos durante la ocupación de Ucrania por la Alemania nazi, y concedió los títulos de Héroe de Ucrania a los líderes de la OUN-UPA Román Shujévich y Stepán Bandera en 2007 y 2010, respectivamente. También declaró prioritario el ingreso de Ucrania en la OTAN en 2008.
Según el corresponsal, a lo largo de 10 años, de 2004 a 2014, la brecha ideológica y política entre el oeste y el este de Ucrania se acentuó drásticamente y los acontecimientos del Euromaidán de 2014 se convirtieron en el catalizador de la división final, subrayó.
La 'primavera rusa': movimiento de base en Donbás
"Habíamos entendido desde el principio que todo lo que ocurrió en el Euromaidán no podía conducir a nada bueno", dijo a Sputnik Maya, suboficial y comandante del pelotón de apoyo de la 1.ª Brigada Eslava. "Creo que la mayoría [de los ucranianos] también sabía y entendía que Occidente estaba involucrado en esto. No era la primera vez que interfería en los asuntos internos de nuestro Estado. Todo empezó en 2004, cuando se produjo el primer Maidán, conocido como la Revolución Naranja, y la injerencia [de Occidente] en las elecciones presidenciales. Creo que en ese momento todo el mundo se dio cuenta de lo que estaba pasando".

El movimiento Euromaidán de 2013-14 fue orquestado y financiado por oligarcas ucranianos y sus patrocinadores occidentales, que "intentaron desde el principio convertir a Ucrania en una 'anti-Rusia'", explicó Matiushin.
"El 3 de diciembre [de 2013], organicé una concentración en la plaza Lenin, en el centro de Donetsk, donde nos reunimos unos cuantos activistas prorrusos. Afirmamos que no apoyábamos los disturbios de Maidán, que había que detenerlos", recordó Matiushin.
"Cuando mostraron imágenes de la quema de policías y tropas internas de Ucrania, cuando la confrontación en el Maidán se intensificó, en ese momento empezamos a unir filas con todos los activistas [anti-Maidán] en Donetsk", dijo Matiushin. "En ese momento, el 25 de enero [de 2014], los activistas celebramos una reunión en el Hotel Eva, en la que decidimos que seguiríamos interactuando, y que si llegaban 'invitados' del oeste de Ucrania o de Kiev, nos enfrentaríamos a ellos".

Tras el cambio de régimen del 22 de febrero de 2014 en Kiev, los activistas de Donbás programaron una concentración para el día siguiente.
"Vinieron activistas de casi toda la región de Donetsk", recuerda Matiushin. "Es decir, probablemente fue la primera concentración masiva en Donetsk desde 2004, que no fue organizada directamente por estructuras progubernamentales. Fue una concentración popular".

"Un punto importante es que su columna vertebral no eran personas mayores, ni siquiera de mediana edad, sino jóvenes de 20 a 35 años", continuó.
Los activistas de Donetsk comprendieron entonces que, para enfrentarse a las bandas nacionalistas y neonazis ucranianas, necesitaban crear algún tipo de centro al que la gente pudiera acudir y coordinar sus actividades.
"Y durante casi una semana, del 23 de febrero al 1 de marzo [de 2014], los activistas se reunieron, la gente vino, dio dinero para mantener la ciudad de tiendas, se imprimieron algunos folletos y la gente intercambió contactos. Así, se reunió el núcleo [de la resistencia]. Y el 1 de marzo comenzaron los acontecimientos que desembocaron en la 'primavera rusa'", dijo Matiushin.

El 1 de marzo de 2014, una concentración en la plaza Lenin de Donetsk reunió a más de 10.000 personas. Los manifestantes portaban una gran bandera rusa y pancartas con los lemas "Donbás con Rusia" y "Crimea-Donbás-Rusia".
Los manifestantes izaron la bandera rusa en el mástil de la Administración Estatal Regional de Donetsk. En la escalinata del edificio, el recién elegido gobernador popular Pavel Gubárev anunció que el pueblo de Donbás no reconocería al régimen ilegítimo de Kiev y exigiría un referéndum y elecciones. El 7 de abril de 2014, la recién creada República Popular de Donetsk declaró su independencia.
La guerra del régimen de Kiev contra su propio pueblo
Las regiones del sureste de Ucrania no aceptaron el golpe de Maidán y lanzaron movimientos de protesta. Crimea celebró un referéndum para ganar autonomía y volver a unirse a Rusia en marzo de 2014. Decenas de miles de personas salieron a la calle en Járkov, Donetsk, Lugansk, Jersón, Nikoláyev, Dnepropetrovsk, Zaporozhie, Odesa, Gorlovka, Mariúpol y otras ciudades.
La junta ucraniana respondió con ataques brutales y acciones militares contra los manifestantes prorrusos.
El 14 de abril de 2014, se publicó un decreto del presidente en funciones de Ucrania, Olexandr Turchínov, que marcaba el inicio de la Operación Antiterrorista en el sureste de Ucrania. Los residentes de Donbás que no aceptaron el golpe de Estado fueron declarados "enemigos" y "terroristas."
El 2 de mayo de 2014 tuvo lugar la espantosa masacre de Odesa, en la que unas 50 personas fueron apaleadas hasta la muerte y quemadas vivas. El 9 de mayo de 2014, ultranacionalistas y militares ucranianos mataron a algunos de los participantes en el Desfile del Día de la Victoria en Mariúpol. El régimen ucraniano también empezó a bombardear Donbás.
"Todo lo que ocurrió en aquel momento fue visto no solo por los milicianos, sino también por todos los residentes de Donbás. A nosotros, el pueblo, nos bombardearon literalmente por todas partes. Golpeaban por todas partes. Los niños morían", cuenta Maya.
"Recuerdo el verano de 2014", continuó. "Recuerdo el ataque contra el parque infantil y la playa para niños en Zugres [una ciudad de la región de Donetsk]. Nuestra unidad sacó a esos niños de la playa. Les aseguro que cuando un niño es transportado por otro niño, y el segundo lleva sus entrañas, con la esperanza de llevarlo al hospital, es muy duro de ver. Es duro psicológica, moral y físicamente. Es duro vivir con ello después".

"Fue duro para nuestra población soportar esta tragedia cuando Ucrania, en esencia, nos traicionó. Estos acontecimientos han arruinado la vida de muchas personas", subrayó Maya.
Como muchos residentes de Donbás en aquella época, Matiushin tomó las armas para defender la República de Donetsk. "A una bayoneta solo se le puede hacer frente con una bayoneta", dijo. "Por lo tanto, reuní a mi destacamento y fui a defender mi tierra. No podía hacerlo de otra manera".
Al principio, su destacamento estaba formado principalmente por sus amigos y activistas de Donetsk. Pronto empezó a crecer.
"La columna vertebral estaba formada por quienes lucharon por la República de Donetsk desde el principio. Y el resto eran los que, en la época de la 'primavera rusa', se dieron cuenta de que había que defender su hogar, así que tomaron las armas", explica. "La mayoría de mis chicos no tenían experiencia militar, así que aprendieron en la batalla. [...] El destacamento habría crecido, pero no tenía armas suficientes. Las armas, en su mayor parte, se obtenían directamente como trofeos en la batalla".
Rusia interviene para poner fin a la guerra del régimen de Kiev en Donbás
Los intentos de Rusia de poner fin al conflicto del régimen de Kiev contra Donbás mediante los Acuerdos de Minsk de 2014 y 2015 fracasaron, ya que ni Ucrania ni sus partidarios occidentales estaban dispuestos a cumplir las disposiciones de los acuerdos.
La excanciller alemana Angela Merkel y el expresidente francés François Hollande admitieron más tarde que consideraban los Acuerdos de Minsk como una oportunidad para que los militares ucranianos se fortalecieran. En declaraciones a Spiegel en febrero de 2023, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, reconoció que había tomado la decisión de no respetar los acuerdos tras su elección en 2019 y que había informado de ello a los líderes occidentales.

Asimismo, Estados Unidos y la OTAN rechazaron el proyecto de acuerdos de seguridad de Rusia de diciembre de 2021, destinado a garantizar la paz en Europa y en el que se pedían garantías de no ampliación a la alianza transatlántica, así como la desmilitarización de Ucrania y su estatus de país no alineado.
Moscú no tuvo más remedio que intervenir para proteger a los rusoparlantes del este de Ucrania y garantizar la seguridad de sus propias fronteras. El 24 de febrero de 2022 comenzó la operación militar especial para desnazificar y desmilitarizar Ucrania.
Ahora que las Fuerzas Armadas rusas avanzan en el campo de batalla para poner fin a la guerra de nueve años en el este de Ucrania, Matiushin, que ha resultado herido en repetidas ocasiones durante las hostilidades en Donbás, trabaja como corresponsal de guerra.
"Al no tener ahora la oportunidad de luchar en el frente, intento proteger al país al menos informativamente", afirmó. "Por eso, siempre estoy dispuesto a salir en antena desde el lugar de los hechos, aunque ello suponga arriesgar mi vida. Pero en Donetsk uno corre todos los días el riesgo de que lo maten, aunque no salga de casa".
"La verdad sobre Donbás debe mostrarse de la forma más completa posible y llegar también a Europa", concluyó Matiushin.


Fuente: Sputnik
Publicado por AiSUR
Premio nacional de periodsimo necesario Anibal Nazoa 2020

Centro de saberes Africanos, Americanos y caribeños

Sede Académica 

Edificio Gradillas, piso 2, Esquina de Gradillas, Plaza Bolivar  
(a 150 mts. del Metro Capitolio), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital.

(+58 212) 863.41.26

Sede Rectoría

Torre de la Economía Comunal Manuelita Sáenz, piso 2, área de oficinas, Boulevard de Sabana Grande
(a 150 mts. del Metro Chacaito), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital

(+58 212) 953.83.43 - 952.72.29

Contáctanos

contacto@saberesafricanos.net
saberesafricanosweb@gmail.com

Nuestras redes