fbpx

Opinión

El regreso del M23: ¿Hay alguna salida para la RDC?

CongoCongo

Varias fuerzas internacionales están desplegadas en el este del Congo donde el grupo rebelde respaldado por Ruanda continúa tomando ciudades y territorios.

La semana pasada, el presidente de Angola, João Lourenço expresó con confianza su creencia de que sus homólogos de Ruanda y la República Democrática del Congo están listos para reconciliarse después de un año de tensas relaciones. Su anuncio se produjo después de muchos meses de mediación, pero solo unos días antes de que comenzaran nuevamente intensos combates entre el grupo rebelde M23 respaldado por Ruanda y el ejército congoleño.

Las relaciones entre Ruanda y la República Democrática del Congo (RDC) no siempre han sido tan difíciles. Cuando Felix Tshisekedi asumió la presidencia en enero de 2019, invirtió mucha energía en mejorar las relaciones de la RDC con sus vecinos. Acogió varias veces a Paul Kagame que se convirtió en el primer presidente ruandés en visitar la RDC en más de 20 años. Y permitió que tropas de Ruanda se desplegaran clandestinamente en territorio congoleño. A su vez, Ruanda envío un nuevo embajador en Kinshasa. Rwanda Air comenzó a volar entre las capitales congoleña y ruandesa.

Las cosas, sin embargo, cambiaron en 2021 y algunos expresaban su preocupación de que Tshisekedi había sido ingenuo al apresurar su acercamiento con Kagame. Y cuando el presidente congoleño rechazó la secreta solicitud de Ruanda de un despliegue militar a mayor escala en el este del Congo, la relación se agrió. En octubre de 2021 resurgió el grupo rebelde M23 respaldado por Ruanda.

Es probable que Ruanda se enemistara aún más con la mejora de relaciones de la República Democrática del Congo con Uganda que fue invitada, en Noviembre de 2021 a desplegar tropas en el noreste de la República Democrática del Congo como parte de las operaciones conjuntas contra las Rebeldes Fuerzas Aliadas de Defensa (ADF).

A pesar de la sólida evidencia presentada por un Panel de Expertos de la ONU de que Ruanda está brindando apoyo logístico al M23 y reforzando sus filas con soldados de las Fuerzas de Defensa de Ruanda (RDF), Kigali niega respaldar al grupo rebelde. Al mismo tiempo, sin embargo, ha dicho que cualquier participación militar que tenga en el este del Congo estaría justificada porque la República Democrática del Congo está trabajando con las FDLR, una milicia Hutu de Ruanda cuyos líderes estuvieron involucrados en el genocidio de 1994.

De hecho, a pesar de sus negaciones oficiales, Ruanda está participando en los esfuerzos de mediación apoyados internacionalmente con la República Democrática del Congo, lo que sugiere que reconoce que hay algo que reconciliar. Y el 24 de octubre acusó al gobierno congoleño de abandonar una solución negociada con el M23. La República Democrática del Congo respondió diciendo que la declaración equivalía a “una clara e irrefutable admisión de que es Ruanda la que opera detrás del M23” y la acusó de defender a “un grupo armado, terrorista, en otro país”.

Despliegues hacia el este de la República Democrática del Congo

El resurgimiento del M23 ha impulsado varios esfuerzos bilaterales y multilaterales. Ya se encuentra sobre el terreno la misión de la ONU MONUSCO, que ha estado presente desde 2001. Y la Brigada de Intervención de Fuerza (FIB) llegó en 2013 después de que el M23 capturara ciudades clave en el este de la RDC. Compuesta por tropas de Sudáfrica, Tanzania y Malaui, el despliegue de la FIB coincidió con un raro momento de consenso internacional de que Ruanda debe poner fin a su apoyo al M23 y dejar de desestabilizar la región.

Desde que el M23 se reconstituyó en 2021-2022, ha entrado en escena un nuevo bloque regional. La Comunidad de África Oriental (EAC), de la que la RDC se hizo miembro en marzo de 2022, ha iniciado un proceso de dos vías destinado a poner fin a la inestabilidad en el este del Congo: conversaciones políticas con grupos rebeldes que han expresado su voluntad de rendirse, junto con el despliegue de una Fuerza de África Oriental. Hasta ahora, Uganda, Burundi, Kenia y Sudán del Sur han contribuido a esta nueva unidad. La República Democrática del Congo ha dado la bienvenida a esta fuerza pero declaró que no aceptaría la participación de Ruanda en ella.

La neutralidad de la intervención de la EAC, que estará comandada por Kenia, es cuestionable. Durante las tres últimas décadas, Uganda ha intervenido unilateralmente en la República Democrática del Congo en innumerables ocasiones, persiguiendo sus propios intereses políticos y económicos. También, el ejército de Burundi ha estado activo en secreto en el este del Congo, durante algún tiempo, persiguiendo a rebeldes antigubernamentales. Tanto los contingentes de Uganda como los de Burundi permanecerán donde estaban antes de que la EAC cambiara el nombre de sus compromisos militares como una fuerza regional estabilizadora.

El mandato oficial de la unidad de África Oriental es perseguir a los grupos rebeldes, nacionales y extranjeros, que se niegan a rendirse. El expresidente Uhuru Kenyatta está mediando en conversaciones en Nairobi con los que sí lo han hecho. Pero a medida que el M23 captura más terreno es probable que algunos de esos grupos armados reanuden la lucha.

Por parte del M23, su fuerza militar es aparentemente mayor que nunca. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, advirtió que la MONUSCO no puede competir con un M23 que tiene el poder de combate de un ejército convencional. Queda también la pregunta de si las tropas de Kenia y Sudán del Sur podrán y estarán dispuestas a involucrarse en lo que ahora es una guerra caliente.

Restringido en el Congo

En su avance hacia adelante, el presidente Tshisekedi se ve limitado por una serie de factores.

Para empezar, el resurgimiento del M23 ha avivado el odio étnico y el sentimiento antiruandés en la RDC. Hay poco deseo popular de conversaciones con los rebeldes o por intentar reducir las tensiones con Ruanda. Tshisekedi ha generado expectativas de que solo una derrota militar del M23 o una admisión de culpabilidad de Ruanda pondrán fin a la violencia.

Esto, sin embargo, ha arrinconado al gobierno congoleño. Los intentos de la República Democrática del Congo de obtener la condena internacional de las acciones de Ruanda han fracasado en gran medida. A pesar del informe del Panel de Expertos de la ONU, la histórica renuencia de muchos gobiernos a criticar a Kagame sigue siendo un obstáculo clave.

Puede ser significativo que Tshisekedi y su equipo sean relativamente nuevos en el juego regional. A diferencia del expresidente Joseph Kabila, que tenía un profundo conocimiento de los principales líderes militares y civiles en los Grandes Lagos, y pasó más de 20 años interactuando con sus homólogos de Uganda y Ruanda, el círculo íntimo de Tshisekedi está compuesto por civiles, la mayoría de los cuales no están muy familiarizados con el bizantino funcionamiento interno de la dinámica de inseguridad en el este de la RDC y la región. Esto complica la posibilidad de un acercamiento entre bastidores.

Mediando la división

Los comentarios de Lourenço la semana pasada pueden haber sido prematuros, pero su trabajo como mediador es vital. Debe mantener a los dos presidentes hablando con el objetivo de disipar la crisis, detener la violencia y evitar que la RDC y Ruanda entren en una guerra a gran escala.

Unas conversaciones mediadas entre la RDC, Ruanda y el M23 pueden ser también un enfoque útil. Aunque las conversaciones con los rebeldes serán políticamente costosas para Tshisekedi, los continuos éxitos militares del grupo armado ya hacen que su gobierno parezca débil. Pero para que Tshisekedi acepte tales conversaciones debe haber un quid pro quo de Ruanda en la forma de alguna admisión de su papel en el apoyo al M23.

Esto podría conducir a mejoras en el corto plazo. A la larga, sin embargo, los esfuerzos de mediación, apoyados por la Unión Africana, la EAC, la SADC de África Meridional, la ONU y los enviados especiales de países clave, deben abordar los arraigados factores de violencia en los Grandes Lagos. No basta con reconciliar a Kagame y Tshisekedi o derrotar militarmente al M23. Después de tres décadas de conflicto e intromisión en el este de la RDC, las relaciones en la región se caracterizan por la desconfianza y la falta de respeto. Esto no cambiará hasta que el costo del statu quo se vuelva insoportable no solo para la RDC, sino también para Ruanda y Uganda.

Por Stephanie Wolters.


Fundaciòn Sur

Publicado por AiSUR

Premio Nacional de Periodismo Necesario Anibal Nazoa 2020


Centro de saberes Africanos, Americanos y caribeños

Sede Académica 

Edificio Gradillas, piso 2, Esquina de Gradillas, Plaza Bolivar  
(a 150 mts. del Metro Capitolio), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital.

(+58 212) 863.41.26

Sede Rectoría

Torre de la Economía Comunal Manuelita Sáenz, piso 2, área de oficinas, Boulevard de Sabana Grande
(a 150 mts. del Metro Chacaito), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital

(+58 212) 953.83.43 - 952.72.29

Nuestras redes

joomla social media module