fbpx

Entre desafíos políticos África franqueó el 2020

Africa 2020Africa 2020

Entre desafíos políticos África franqueó el 2020
Por Julio Morejón

África en el 2020 que concluye registró tres aspectos claves de su dinámica: los conflictos, las elecciones y un golpe de Estado en la región occidental.

Focos en el devenir africano que en algunos casos variaron muy poco respecto al 2019, como ocurrió con el disenso somalí, cuyo comportamiento continúa  siendo el de una contienda intermitente no convencional en la que cada vez son menos probables las victorias totales.

En el caso de la guerra entre las autoridades de Mogadiscio y Al Shabab -el relevo de la Unión de las Cortes Islámicas-, la situación se alternó, pero no hubo registros decisivos, aunque la sangre corrió más allá de la gestión de la Misión de la Unidad Africana y los bombardeos de los drones estadounidenses.

La guerra se halla estancada y mientras el gobierno de Somalia trata de fortalecer la institucionalidad, en el teatro de operaciones militares su avance es tortuoso, y el movimiento terrorista acomete acciones puntuales que crean un ambiente inseguro e inestable.

Otros temas de conflictos fueron los enfrentamientos entre comunidades, unas veces motivados por discrepancias ancestrales y en otros por recientes disputas de cuotas de poder como las ocurridas en Sudán del Sur a poco de salir de una guerra (2013 y 2018) y cuyas secuelas persistieron este año.

En el escenario sursudanés la ratificación de la paz entre los principales contrincantes, el gobierno del Movimiento Popular de Liberación de Sudán y el Movimiento Popular de Liberación de Sudán en la Oposición, configuró un ambiente de entendimiento que todos no aprovecharon.

De hecho, el acercamiento entre el presidente, Salva Kiir Mayardit, y su rival exrebelde Riek Machar Teny bajó el tono de la disputa, pero en su lugar emergieron nuevos personajes que protagonizaron episodios relacionados con la distribución de la autoridad, siempre enlazados con el carácter étnico.

Así se llegó a una mesa de diálogo en Roma, Italia, entre representantes de Juba y grupos guerrilleros que estuvieron al margen de la contienda -o desempeñaron un papel secundario y no firmaron el acuerdo de paz de 2018- y ahora hacen demandas como Alianza de Movimientos de Oposición de Sudán del Sur.

Si complejo resultó el ámbito sursudanés, similar comportamiento ocurrió en Sudán, donde las diferencias entre comunidades este año se saldaron con la violencia en su único puerto del mar Rojo y en la agobiada occidental provincia de Darfur, donde aún operan destacamentos guerrilleros, pese al pacto de paz firmado en agosto.

En el obituario de 2020 Sudán incluyó el deceso del exprimer ministro Sadiq al Mahdi, quien en 1989 fue derrocado por un golpe de Estado comandado por Omar Hassán al Bashir y por cuyo hecho este año comenzaron a procesarlo judicialmente.

Marchas y golpes de estado

En la historia de Mali sobresalen los atajos para reconfigurar los estamentos del poder; uno de esos trechos para el rápido acceso a la cúpula lo transitaron los militares que depusieron el 18 de agosto al presidente Ibrahim Boubakar Keita, a su primer ministro, Boubou Cissé, y disolvieron el Parlamento.

Si bien la crisis en el país cobró fuerza en abril, los leños que la avivaban ardían desde mucho antes por la incidencia negativa de asuntos socioeconómicos y de seguridad, lo primero asociado con el bajo nivel de vida y lo segundo con la escalada de ataques terroristas en el norte y el centro del territorio nacional.

El motín castrense sucedió a meses de manifestaciones que estremecieron al país, polarizaron a la opinión pública y socavaron las bases del sistema al cual gran parte de la sociedad civil acusaba de corrupta y el sector militar de incompetente, lo que remedaba con la sublevación de 2012 contra Amadou Toumani Touré.

Toumani Touré falleció a principios de noviembre con 72 años de edad y tras un accidente cerebrovascular, después de su derrocamiento ocho años antes, le sucedió una junta militar y luego el primer mandato de Ibrahim Boubakar Keita en 2013, a quien derrocaron durante su segundo período el 18 de agosto de este año.

La junta militar que asumió el control del país trató de limar asperezas sin desatar baños de sangre con los vencidos, al contrario, dio muestras de inteligencia: trató de desmontar parte de la estructura anterior considerada incapaz y apática ante los problemas e intentó ganarse a la población y a la oposición política. Esos partidarios del coronel Assimi Goïta se congregaron a su alrededor en el Consejo Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP) y procuraron entenderse con el más importante crítico, el Movimiento 5 de junio-Unión de las Fuerzas Patrióticas, promotor de las grandes protestas callejeras contra el Gobierno derrocado.

Aunque tales gestiones resultaron difíciles, persistió el criterio de que el camino era negociar y eso trató de hacer el CNSP con todo el mosaico político maliense, así como con la Comunidad Económica de Estados de África Occidental, que le presionó para que retornara el poder civil. Los militares sobrepasaron la prueba y en septiembre la junta maliense designó al coronel retirado y exministro de Defensa Bah Ndaw como presidente interino por 18 meses y al coronel Goïta, vicepresidente, y en octubre Moktar Ouane asumió el cargo de primer ministro.

Cerrado el capítulo del pulseo comenzó a hablarse de transición y elecciones.

Comicios y mandatos

Durante 2020 hubo comicios en Comoras, Camerún, Guinea, Togo, Burundi, Etiopía, Costa de Marfil, Tanzania, Níger, Burkina Faso, Namibia, Ghana, República Centroafricana, y el calendario electoral tenía previsto Somalia, Seychelles, Benin, Senegal y Cabo Verde, Chad y Egipto, según el portal digital africaye.org.

En la región oriental la consulta tanzana la venció el presidente John Magufuli y su partido, el Chama Cha Mapinduzi, mientras que en el oeste, en la República de Guinea las ganó Alpha Condé y las cuestionó su rival Cellou Dalein Diallo, jefe de la coalición opositora Unión de Fuerzas Democráticas.

Costa de Marfil escenificó unos comicios ganados por el presidente Alassane Dramame Ouattara -y que le posibilitaron un tercer mandato, tras pasar a ser el aspirante de su partido por la muerte repentina del candidato designado -Amadou Gon Coulibaly- pero devino proceso electoral rechazado por la oposición política.

En Burkina Faso, antes de la celebración de las presidenciales, los opositores afirmaron que se reservaban el derecho a apelar los resultados, que en definitiva venció Roch Marc Christian Kaboré en la primera ronda con el 57,87 por ciento del respaldo de los votantes y apenas sin reclamaciones.

También a finales del 2020 se realizaron los comicios generales y para elegir jefe de Estado en Ghana, los cuales ganaron el mandatario Nana Addo Dankwa Akufo-Addo y su Nuevo Partido Patriótico, y cuyos resultados criticó el Congreso Nacional Democrático, el principal contrario.


Fuente: Prensa  Latina
Publicado por AiSUR
Premio Nacional de Periodismo Anibal Nazoa 2020

Tags: ,
Centro de saberes Africanos, Americanos y caribeños

Sede Académica 

Edificio Gradillas, piso 2, Esquina de Gradillas, Plaza Bolivar  
(a 150 mts. del Metro Capitolio), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital.

(+58 212) 863.46.12

Sede Rectoría

Torre de la Economía Comunal Manuelita Sáenz, piso 2, área de oficinas, Boulevard de Sabana Grande
(a 150 mts. del Metro Chacaito), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital

(+58 212) 953.83.43 - 952.72.29

Contáctanos

contacto@saberesafricanos.net
saberesafricanosweb@gmail.com

Nuestras redes

© 2016 Derechos reservados, Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños. Caracas - Venezuela