fbpx

África cuenta y canta: Túnez, el país de Dahia y Elyssa, en su Día Nacional de la Mujer

Tewhida Ben Cheikh primera mujer medica de TúnezTewhida Ben Cheikh primera mujer medica de Túnez

Por: Yasmín Corrales*

Antes de ser dominada por la fuerza. Ella decidió suicidarse, y frente a su pueblo dijo: “es ante un espada que yo iré, como ustedes lo han querido” y así finalizó sus días. 

Elyssa del pueblo de Cártago 

África cuenta y canta como proyecto investigador se centra en mostrar historias olvidadas, invisibilizadas y desinteresadas de África en este sistema-mundo. A partir de cuentos, poesía, canciones, hechos históricos-políticos, realidades y demás saberes que pululan y son parte de la riqueza cultural y humana del continente madre.


En esta ocasión nos vamos a Túnez, país de Dahia de los bereberes (pueblo originario) y de Elyssa de los fenicios (cartagineses), dos referentes de mujeres estrategas, guerreras, sabias y lideresas del pasado civilizatorio diverso de hace más de 5 mil años. Túnez del Mar Mediterráneo que cuenta sobre las travesías y la audacia de los piratas, el gran Hannibal Barka con sus tesoros perdidos, sus maniobras militares en alta mar y sus genuinas rutas comerciales marítimas trazadas. 

Túnez llamada por los romamos como la afrikiya (África) es un país del sur-global que tiene una genuina lucha por los derechos de las mujeres. De aquel pasado milenario como de su contemporaneidad. 

Las luchas de mujeres como Hbiba Menchaoui y Manoubia Ouertani en 1920 contra la poligamia y el uso del velo, y en favor de alcanzar derechos e igualdad en la sociedad. Este entramado estuvo acompañado por hombres influyentes como Tahar Haddad, intelectual, sindicalista y político tunecino anticolonialISTA, quien propuso una reforma social en favor de la mujer, por su emancipación así como la emancipación del pueblo tunecino, cuestionando y criticando las tradiciones y costumbres derivadas de una inadecuada interpretación de los textos coránicos del Islam. Su aporte dentro de la opinión pública sobre la lucha de los derechos de las mujeres tunecinas fue transcendental. A  Tahar Haddad se le considera “el ideólogo de la libertad y la libertad para todos, sin discriminación”, en Túnez.

El 13 de agosto de 2020 se cumplieron 64 años de la creación del primer marco jurídico en materia de derechos de las mujeres en esta nación árabe-musulmana y africana. El Código de Estatuto Personal (CEP) para la época significó la materialización del esfuerzo colectivo de mujeres activadas desde principios del siglo XX, en plena época colonial, no solo por la reivindicación de los derechos para las mujeres, sino que también se emparentaba a la misma lucha por la independencia de Túnez, alcanzada en 1956.

Dicho cuerpo normativo de 1956 plasmó entre sus medidas la abolición de la poligamia y el repudio (al velo), la despenalización del aborto, el divorcio judicial en términos igualitarios y el establecimiento de una edad mínima de matrimonio para las mujeres, siendo entonces uno de los códigos más avanzados no sólo en el mundo árabe, sino en el mundo entero.

Esta fecha del 13 de agosto se constituye como el Día Nacional de la Mujer Tunecina. Aún queda mucho por recorrer en materia de derechos, como declara la presidenta de la Asociación Tunecina de Mujeres Democráticas, Sra. Yosra Frawes: “si bien el CEP fue un avance para la época, en la actualidad hay otras injusticias que deben ser atendidas”. Hay nuevas demandas, por ejemplo la eliminación de artículos sexistas dentro del mismo código que violan los derechos humanos (no sanciona los llamados crímenes de honor, la violación en el matrimonio o el tráfico de mujeres para la explotación sexual), el derecho a la homosexualidad, la legalidad de las relaciones sexuales fuera del matrimonio o la atención legal a las madres solteras. 

La feminista y doctora en Ciencias Económicas, Mouna Ben Othman analizando la situación actual de la mujer tunecina, reseñó que “la mujer tunecina ha dado pasos importantes en el mundo laboral pero aun solamente está condicionada a los sectores de educación y salud (…) Aún le falta un largo camino por recorrer a Túnez en materia de igualdad de género.” 

En el 2020, el gabinete ministerial está compuesto por un 20 % de mujeres, una cifra baja pero que, sin embargo, es el mayor porcentaje registrado en su historia. La mujer tunecina ocupa el primer lugar en la escala africana en materia de investigación científica. Pero, paradójicamente, tiene una tasa de desempleo de mujeres profesionales elevado, mucho mayor que en los hombres. En el 2019, la feminización de la educación universitaria fue ya un hecho consumado en Túnez (63 % de los graduados universitarios son mujeres).

En el 2019 se adoptó la ley sobre las elecciones y referéndum con visión de igualdad a nivel de las listas electorales. Esta ley estipula que al menos la mitad de las listas deberían estar presididas por mujeres. Sin embargo, la realidad evidenciada en las elecciones legislativas y presidenciales del 2019, revelaron que la participación de la mujer como candidata no pasó del 5%, mientras que en el 2014, fue del 7%.

Este mismo año inició la circulación del billete de 10 dinares (moneda nacional) en homenaje a la primera doctora de Túnez, Tawhida Ben Cheikh quien luchó contra los estereotipos y tabúes. Tawhida Ben Cheikh nos cuenta que: "Quería que la mujer tunecina gozara de una buena salud, que saliera de su hogar y estudiara, que no se viera sumergida por la acumulación de hijos, y todo esto debía empezar por aliviar su carga reproductiva", explicaba esta médica cuyo Centro Médico Universitario de la Universidad de Túnez lleva también su nombre, siendo la Facultad de Medicina de esta Universidad, compuesta de un alumnado 50 % femenino.

Estas luchas de mujeres en materia de derechos e igualdad hacen que en la actualidad la semántica mediática sitúe a Túnez como el país más feminista del mundo árabe. Que, entre otros datos, tuvo a una de las primeras mujeres en dirigir un partido político en el Magreb y primera mujer en Túnez, a cargo de la bióloga Maya Jribi. 

África cuenta y canta cierra con el grito de lucha de Maya Jribi en el 2011, al calor de las manifestaciones de calle, exclamando: “Los objetivos de la revolución no fueron logrados pero esto no quiere decir que los abandonamos (…) para que el desempleado tenga empleo, para que el tunecino viva dignamente (…) Para que la libertad y la democracia se lleven a cabo a gran escala en Túnez”. 

Dahia Guerrera berebereDahia Guerrera berebere

 

Elisa guerrera de CartagoElisa guerrera de Cartago


Yasmín CorralesInternacionalista, 17 de agosto de 2020
Publicado por AiSUR
Premio Nacional de Periodismo Necesario, 2020

 


Centro de saberes Africanos, Americanos y caribeños

Sede Académica 

Edificio Gradillas, piso 2, Esquina de Gradillas, Plaza Bolivar  
(a 150 mts. del Metro Capitolio), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital.

(+58 212) 863.46.12

Sede Rectoría

Torre de la Economía Comunal Manuelita Sáenz, piso 2, área de oficinas, Boulevard de Sabana Grande
(a 150 mts. del Metro Chacaito), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital

(+58 212) 953.83.43 - 952.72.29

Contáctanos

contacto@saberesafricanos.net
saberesafricanosweb@gmail.com

Nuestras redes

© 2016 Derechos reservados, Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños. Caracas - Venezuela