fbpx

Investigaciones

Angola: 4 de enero, día de los Mártires de la represión colonial

Rebelión de los Mártires en AngolaRebelión de los Mártires en Angola

4 de enero en Angola:
Día de los mártires de la represión colonial
Baixa de Cassange, el preludio de la lucha armada…


Por: Marlon Peña Labrador*

Al conmemorar hoy, 4 de enero, Día de los Mártires de la Represión Colonial en Angola, se hace propicia la ocasión para escribir acerca de esta fecha y hacer un reconocimiento a la determinación y resistencia del Pueblo Angoleño en contra de la Colonización y del maltrato permanente recibido, reflejado en las acciones que llevaron a cabo la Masacre de la Baixa de Cassanje, perpetrada en 1961, por el régimen colonial portugués, contra ciudadanos indefensos.

¿Qué sucedió?
Cansados de las condiciones de trabajo impuestas por el gobierno de la colonia portuguesa, miles de trabajadores angoleños de los campos de algodón protagonizaron un levantamiento popular en la región llamada Baixa de Cassange, localizada entre las provincias de Malanje e Lunda-Norte (noroeste de Angola), el 4 de enero de 1961, que se prolongó por los dos primeros meses de aquel año.
La colonia portuguesa reprimió violentamente la revuelta, empleando al ejército y la fuerza aérea, disipando, represando y asesinando a miles de trabajadores campesinos. El evento se considera como uno de los principales motivos que causaron la lucha por la independencia de Angola.
COTONANG era una compañía de algodón luso-belga, que obtuvo una concesión para plantar algodón en esta región, y obligó a los campesinos a cultivar las fibras en un área geográfica que superaba los ochenta mil kilómetros cuadrados.
Sobre los trabajos que los agricultores algodoneros, severamente controlados por los funcionarios de la compañía, se conoce que no tenían salario y se vieron obligados a vender su producción por un valor muy por debajo del precio en el mercado mundial. La obligación de plantar algodón impedía a las familias cultivar sus propios alimentos. En realidad, las condiciones de trabajo eran infrahumanas.
El poeta, nacionalista y profesor universitario angoleño Arlindo Barbeitos (en memoria), que luchó en el Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA), por la independencia de Angola, describe esta situación cómo:

La gente estaba obligada a plantar algodón y era absolutamente indiferente que hubiera cosecha de maíz, massambala (sorgo), batata, mandioca, frijoles, lo que la gente comía. No importaba, la cosecha de algodón tenía que estar garantizada. Y el algodón solo se podía vender a una determinada empresa que tenía el monopolio, las balanzas estaban falsificadas y el precio era muy bajo. Si no producían el algodón debido, eran golpeados. Estas cosas las he visto.

En la revuelta popular, los cerca de cincuenta mil agricultores y sus respectivas familias destruyeron plantaciones, puentes y casas. La colonia reaccionó enviando aviones de la Fuerza Aérea Portuguesa, que lanzaron bombas sobre las personas. El número de muertes es un debate hoy en día, varía de acuerdo a los relatos, pudiendo haber superado las diez mil víctimas.

¿Por qué considerarlo preludio de la lucha armada por la independencia?
Fechado el 7 de marzo de 1961, un informe producido por el entonces Ministerio de Ultramar de la antigua metrópoli portuguesa, consideraba la sublevación en la Baixa de Cassange como la “primera acción subversiva a larga escala procesada en Ultramar en los últimos cuarenta años”, una rebelión que “se reveló claramente como superando una mera reacción contra la cultura del algodón, adquiriendo el carácter más grave de verdadero levantamiento social contra la soberanía nacional”.
Esta consideración histórica, de ser los eventos de la Baixa de Cassange, el preludio de la lucha armada en Angola, obedece a que, teniendo en cuenta las condiciones geográficas, sociales, económicas y étnicas de esa región del nordeste del país, con posible influencia extranjera de actores provenientes del Congo, se habría concebido un plan que buscaba experimentar técnicas de guerrilla: destrucción de puentes de madera y balsas, colocación de trampas en los senderos, ataques a las fuerzas armadas, saqueos e incendios de edificios oficiales y privados, agresiones a jefes de puesto, a comerciantes blancos y mestizos y agentes de COTONANG, crearía un ambiente propicio para la eclosión de esta guerrilla en todo el norte del territorio angoleño.
El Canónigo Manuel das Neves, vicario de la Sede de Luanda y una de las voces más reputadas del nacionalismo angoleño hasta su arresto en abril de 1961, en una carta dirigida a dirigentes de la UPA en Léopoldville, fechada de febrero de ese año cuando el levantamiento en Cassange estaba en auge, relataba:

en Malange, más propiamente en las regiones de Cambo-Camama, Cassange y Bondo-e-Bengala hubo levantamiento entre los días 1 y 14 de febrero, en señal de protesta[...] contra la política esclavista de los colonialistas portugueses[...]. Cientos de angolanos arrestaron a 8 comerciantes[...] el jefe de puesto y durante 6 días hicieron lo que quisieron: obligaron a trabajar en la carretera durante el día en ciertas ocasiones sin alimentación[...].

Tiempo después, el MPLA desencadenó ataques contra la Cadena de São Paulo y la Casa de Reclusión, en Luanda, iniciando así una lucha que terminó en la proclamación de la independencia de Angola, el 11 de noviembre de 1975.
Como un sentido de solidaridad por las víctimas y el país en general, se reconoce este día como una oportunidad para rendir homenaje de cuño patriótico a las víctimas, con el firme compromiso de preservar el legado histórico, muchas veces desconocido por las nuevas generaciones o invisibilizado por la dinámica de los acontecimientos contemporáneos.
El Buró Político del Comité Central del MPLA, partido en el gobierno desde la declaración de independencia, sostiene sobre esta fecha que: más que defender derechos, la valiente acción de los campesinos de la Baixa de Cassanje constituyó una señal inequívoca de defensa incondicional del suelo del país, y fue un hecho más que impulsó el inicio del Proceso de Lucha Armada de Liberación, cuya culminación determinó la proclamación de la Independencia Nacional, el 11 de noviembre de 1975.
Por este motivo, se considera una “hazaña heroica” lo sucedido el 4 de enero de 1961, que debe transformarse en referencia y fuente de inspiración para todos los ciudadanos angoleños, como acostumbran a decir desde Cabinda (norte del país) hasta Cunene (sur), para poner en valor la fecha, cuya dimensión histórica, igual que en Venezuela con la gesta independentista del Libertador Simón Bolívar, exige permanentes manifestaciones de reconocimiento a sus mentores a quienes el país y sus hijos estarán eternamente agradecidos.
Imbuido en el espíritu patriótico, en este caso del hermano país angoleño, bajo los principios de la Diplomacia Bolivariana de Paz, liderada sabiamente por nuestro Presidente Nicolás Maduro, saludamos a todos los angoleños que, a lo largo de la lucha anticolonialista, han contribuido, con una alta dimensión, a la preservación de las mayores conquistas, entre ellas la Independencia Nacional, la integridad territorial, la Paz, Unidad y Reconciliación Nacional. Viva la memoria de los mártires de la Baixa de Cassange.

*Embajador de Venezuela en Angola, concurrente en Santo Tomé y Príncipe y Zambia.


Publicado por AiSUR


Centro de saberes Africanos, Americanos y caribeños

Sede Académica 

Edificio Gradillas, piso 2, Esquina de Gradillas, Plaza Bolivar  
(a 150 mts. del Metro Capitolio), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital.

(+58 212) 863.41.26

Sede Rectoría

Torre de la Economía Comunal Manuelita Sáenz, piso 2, área de oficinas, Boulevard de Sabana Grande
(a 150 mts. del Metro Chacaito), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital

(+58 212) 953.83.43 - 952.72.29

Contáctanos

contacto@saberesafricanos.net
saberesafricanosweb@gmail.com

Nuestras redes