fbpx

Dominga Machado, Una emigrante Irreverente

Recordemos la esclavitud foto ONURecordemos la esclavitud foto ONU

Por Ana Yim

Natural de Caracas, amante de la patria y la familia, vecina de la ciudad. Conjuntamente con sus hermanos D. Carlos y D. Fernando y el Dr. Juan José Machado, naturales y vecinos de Caracas. Acusados conjuntamente con Dominga Machado, pero es sobre la heroína quien recae un feroz castigo de embargarle sus bienes y dividir a su familia por una ardua persecución de la justicia que cuidaba los bienes del rey.

Desencadenó una ardua lucha contra los leales al rey, acusada de infidente fueron embargados sus bienes por la junta de secuestros, Todo esto sin habérsele hecho un juicio, sitiada y acorralada, tuvo que emigrar a Curazao el 3 de Agosto de 1813.

Se convocaron a numerosos testigos y estos depusieron a favor de Dominga Machado, generando una incertidumbre y confusión entre los que impartían la tal justicia. Los juristas destacan en su análisis que Machado no es realista, esto expresado en la junta de justicia, por este hecho, ellos describen con absoluta  seguridad y resuelven que el fiscal libere a la Machado de la sumaria levantada por el Vocal Monterola y de paso le adjudican el mote de buena realista, esto pesa sobre Dominga Machado y su esposo quien también era perseguido,.

 Sin embargo, reiteran que se le siguió causa a la Machado porque se quedó con los rebeldes, siendo su yerno D. Francisco Talavera uno de ellos; sus hermanos  y más un hijo quienes también eran vigilado por las autoridades realistas, pero este hijo murió en Ocumare combatiendo  por la independencia y la libertad, a la entrada de Boves, huyó a Yacmel de Haití.

Perseguida bajo una infamia perpetua que de cierto modo viene a ser trascendental para su marido, quien enfatiza: “no tomare este temperamento y que estoy muy seguro de su inocencia y así sólo pensaré en hacer su defensa, por todos los medios que me sean posibles, es lo que me corresponde”

Es importante mencionar que  ella contaba con un compañero de vida que la apoyaba en las operaciones de libertad, porque se sentían atados por los vasallos criollos del rey.

 En tanto su marido expone ante la justicia, se tomen en cuenta algunos detalles para un justo juicio, criticando al anterior ya que tenía amañamientos propios de quienes impartían libertad, por lo cual  su marido expresa y solicita:

Mi mujer ha debido ser oída  y citada, que si ése requisito, ninguno puede ser juzgado no condenado a una pena que equivale a la de muerte, se dirá que su delito es notorio, pero cualquier haya sido el que haya podido cometer, supongo que se le atribuye el crimen de infidencia, pero la sentencia no se contrae a ningún hecho particular que ella haya ejecutado con los que deben formar el cuerpo del delito  y caracterizarlo, nada  de esto expresa el pronunciamiento, por eso exijo se abra un juicio de forma breve y con sumario como lo exige la ley por eso asisto al libro de la recopilación de Castilla y manifestar la inocencia de mi mujer y justificar competentemente.

Por otra parte, sigue solicitando fervientemente y clamando justicia y manifiesta:

No pueden tratar con infidencia a su mujer y que se le declare de traidora y por infame, yo debo defenderla hasta dejar purificada y bien puesta su opinión y buen concepto, el mío es el de ella porque ha tenido ni puede tener otro voto, ni otro tiempo por esto dije antes que la sentencia y declaratoria pronunciada contra mi mujer es trascendental  a mi persona cuya circunstancia muy justo que se hubiese tenido en consideración para cualquier determinación que se quisiese.  Mi mujer no ha hecho ni ha tenido parte alguna en las revoluciones del país, ella no ha matado a nadie, no ha perseguido ni ha hecho tampoco ningún mal, antes por el contrario muchísimo bien a cuantos le permitiese las circunstancias cualquier otro hecho que se le atribuye que yo lo ignoro, es necesario se examine detenidamente e primer orden, como se ha hecho y sin oírlas sus excepciones y defensas, no puede formarse un juicio, tampoco pueden señalar de mi conducta porque las apariencias, muchas veces también engañan muchas  veces y lo que por el exterior parece diligente, examinado en el fondo  e interiormente se encuentra inocente e inculpable pero para esto es indispensable oír los descargos del que se dice reo y las pruebas con qué se acredite, pues así como el tribunal supiese teniendo que buscar testigos para combatir el crimen, además de indemnizarse de modo que no habría una seguridad civil, si a pretexto de juzgarse los hechos de infidencia, no se prestase audiencia ninguna.

En consecuencia a todo lo expuesto salvando a los que flaquean en las leyes, de nulidad y cual agravios. Ofrezco justificar la inocencia de mi mujer, con testigos de primera recomendación y rango las cuales no podrán, ni depreciarse, su mérito se sirva con suspensión de los efectos  de la sentencia y declaratoria, que queden bien notificarle puedan admitirme la declaratoria de los testigos verificados  y nominaré bien examinados 

El arduo, firme y justo reclamo, por parte de su esposo, insiste en la observancia de un juicio plagado de malsanas intenciones, preponderantes al malestar que generaban los insurgentes a España.

La mayor molestia de los impartidores de justicia (los  españoles), los  sobrellevó a  un revés, puesto que  este proceso de decisión sobre el castigo impuesto, pues este escarmiento se basaba en la comprensión…  de que la mujer debía permanecer en casa para llevar una vida honesta. 

Pero en este caso, es el esposo quien sale en su defensa y apoyo por el protagonismo de su esposa por ser patriota. Se fundamenta en lo expresado por Martínez (2013): “Es imposible que la mujer lleve una vida honesta sin la tutela del varón”, (p.110).  Caso contrario se percibe en el acompañamiento y solicitud de justicia por parte de su esposo, que confiere voluntariamente guiado por la sed de justicia a  un reclamo para salvaguardar la honradez y honor  de su mujer Dominga Machado.

En relación a lo antes expuesto, se daba evidencia que  eran los hombres los que únicamente estaban adjudicados para las acciones patriotas, por ello se idealiza a la mujer cuidando únicamente a la familia, de igual forma, no se   admitía que la mujer fuera una rebelde aupando la política. Aunque era castigada de igual carácter que el hombre, vista simplemente como sujetos que perjudicaban los intereses de la corona en territorio venezolano.

Por eso con gran énfasis, se solicita a testigos expresen sobre Dominga Machado lo que saben de ella

17 de noviembre de 1815

Sin perjuicio de lo decretado, teniendo en consideración los recomendables servicios y en favor del soberano de la nación, hacer una declaratoria sobre la conducta política de Dominga Machado en las convulsiones, se juntan testigos para decir verdad sobre los hechos y así promover el reclamo y dejarlo libre de ambigüedad.

 El testigo declara que Dominga Machado  protegió a los insurgentes y que se conoce  con Bolívar, Ribas y Mariño. Se le pregunta: qué sabe y dice que sabe de dos españoles en su casa y que por ser conocidos de ella, los liberó de las manos sanguinarias de los insurgentes, se le preguntó si sabe de los dos espías  de la revolución, el gobierno de insurgentes ha tratado a la Machado con algunas condiciones, pero que se dedica a la educación de su familia  y jamás se ha metido en ningún gobierno.

 Se le pregunta si sabe que Dominga  Machado ha visitado casas de hombre y mujeres sospechosos y si ella habla en contra del rey, ministros, jefes y gobernadores  del gobierno español y si manifestaba alegría con la declaratoria de la independencia en que sostenía la libertad y la igualdad, responde que le consta si  opuesta a todo lo que expresa la pregunta y pasó al puerto de la Guayra para embarcarse para la isla de curazao donde se haya su marido, pero nunca lo pudo conseguir, sin embargo de las instancias que hizo , le preguntan si sabe de la Dominga Machado

Asistió a actos públicos de diversión de los insurgentes, y así mismo de ponerle coronas cívicas al rebelde llamado Bolívar en las entradas que hacía en el interior, contestó que hay cosas que hace en su casa y que hacia recomendaciones, otra declarante expreso: que el haber emigrado Machado era cierto.

Le preguntaron si sabe por qué n había emigrado a la ciudad de Bolívar o a otras provincias cualquiera donde se conoce a los buenos españoles, dijo: que se había declarado toda guerra a muerte a todos los europeos, isleños y criollo adeptos al rey y Dominga no emigró fue por callar y ocultar los intereses en defensa de su marido español, pero que incluso podía perder la vida por no abandonar aquellos, su familia entendiendo que ella estaba declarando la guerra a muerte , pero ella solo se dirigía contra los europeos isleños que declaraban la lealtad al rey, es todo cuanto sabe y firma el testigo y da fe.

 A través de la voz de los testigos, se procede a ajustar la petición inicial del esposo de Dominga Machado, pero esta legitimidad la convierte en un símbolo imperecedero, como una mujer libre, segura, protagonista de resguardar a su familia y bienestar, y por encima de todo esto invocó la libertad de la patria y por eso sale del territorio venezolano, con una partida, no de cobardía, sino de resguardo de su vida.

Con un carácter sobreprotector por su vida. Dominga Machado,  para poder seguir dando fuerza a la libertad, pues su resguardo se propiciaba fundamentalmente por el haber perdido un hijo en la guerra de independencia que se perpetraban en Ocumare.

Vale bien señalar aquí, el salto adelante que significa el estudio de esta mujer independentista, porque en su época, la mujer era confinada a las paredes de su hogar. 

Los humanistas, entre Siglos XIV y XV,  según advierte Martínez (2013): sostenian que la mujer para ser doncella, no debía ir a convites, toros, justas o torneos, ni tampoco danzar o bailar. En la [instrucción de la mujer cristiana, 1528], advertía que la mujer, débil por naturaleza” (p.110). Era incomprensible e imperdonable que se juntara con los patriotas y además fuera insurgente a la causa independentista.

La heroína Dominga Machado, manejaba a su familia, hijos y hermanos a la causa independentista, contrariando la herencia española. Así lo expresa Martínez (2013): “por su ligereza de ánimo, se temía que las féminas fueran  fácilmente presa del error: en consecuencia, lo más seguro era que se dejase conducir por el padre, hermano, marido o confesor, los cuales se tenían por espiritualmente más fuertes” (p.110).

No era de esconder el repudio de los justicieros por las mujeres que hacían frente a los realistas, era inconcebible y por ello la férrea persecución y daño practicado con desdén hacia las mujeres patriotas y rebeldes.

En tanto se  puede observar el mayor animo de persecución por las preguntas practicadas a los testigos.

La testigo siguiente dice que sabe de la Machado es amiga de Ribas y Bolívar, que era amante al soberano y que la misma Dominga comparte la misma opinión con su marido en cuanto a la segunda revolución y sabe que fue al puerto de la Guayra para ir a Curazao, se le pregunta si sabe que la Machado obtuvo algunas comisiones de los mandatarios y ha sido nombrada. Dice que no la ha visto en doctrinas ni comisiones, haciendo las locuras de otras mujeres

Y por qué si siendo adicta al rey no se quedó en esta ciudad, especialmente teniendo casa, contestó que no sabe, contesta la declarante que se halla en la isla de Curazao.

Preguntan si la referida Doña Dominga fue perseguida en las dos épocas de la revolución comento: en la primera tuvo disgusto por la prisión de su marido, en la segunda se  reunió a la concentración. Declaró guerra a muerte solo al hombre y no desestimo velar por los gruesos intereses de su marido sabiendo cuidar su vida. La declarante Carmen Betancourt

Luego tomando en cuenta a Marcial Bermúdez,  y responde que conoce no hay nadie interesada por ella y desea le restituyan sus bienes

Dice que Dominga en 1810 tuvo amistad con Bolívar, Mendoza, Mariño y demás mandatarios, ella siempre se ha mostrad o con el mayor decoro y tener concurrencias en sus casas, siempre muy al contario ha sido mejor en la religión ella y fue perseguida en las dos revoluciones con persecución de su marido, estuvo en la Guayra algunos meses, hizo diligencias para conseguir pasaporte lo que nunca pudo lograr, Machado estuvo en la primera revolución, estaba en la política de Venezuela.

Se le pregunta al testigo si conoce a Machado estar comprometida con la revolución, dijo que si, que se concretaba con los rebeldes Bolívar y Mariño, aunque se le hicieron causas por miedo del gobierno porque hubo quienes infundieron miedo a las tropas vencedoras del  rey, ella  salió huyendo de la muerte con que se amenazaba a los vencedores del rey. Gabriel Bello.

Dijo otro declarante que tuvo necesidad de emigración por el temor que se infundió a sus niños, dice que no sabe si emigro porque tenía que conducir su numerosa familia, quizás evitando rapiña de todos los bienes de su casa, doña Dominga si asistía a los actos públicos de los insurgentes. Tomas Isastia.

Juan Salvador Larrazábal declara que Dominga estuvo comprometida con la revolución y amenazaba a los leales al rey.

Se reúnen las atestiguaciones de los declarantes, son justificativos evacuados, por ello se suspenden los efectos del citado decreto y se tiene a Dominga Machado, por ello se le retribuyen sus bienes, se revoca lo contrario del imperio, podrá percibir los bienes e intereses  que les corresponden, no se puede obrar contra ella por nuestro efecto. Se manada a un interlocutorio se le entreguen todos sus bienes embargados y enajenados.


Caracas 19 de Diciembre de 1815

José María León de Urbina

En esta batalla, los españoles justicieros se sacuden ante  un pronunciamiento a favor de la petición realizada por el esposo de Dominga Machado, se destaca lo que en principio reclamó, se le enjuició sin haber realizados un justo proceso, del cual salió airosa y ella resguardó su vida por haber participado en la batalla independentista apoyando a los insurgentes y rebeldes revolucionarios.

En la anterior declaratoria, se observa el castigo conferido a Dominga Machado por hacer parte de apoyo a la insurgencia para la libertad, fue acompañante de Bolívar, Ribas y Mariño. Quienes estaban comprometidos en las denominadas primera y segunda revolución.

 Es de verse la desventaja en el  castigo concedido a esta insurgente comprometida con la libertad de la patria, quien en su ánimo valiente optó por quedarse con los rebeldes y el infame castigo, quitarle sus bienes materiales y abandonar a su patria alcanzada la independencia por la cual luchó en la revolución de Bolívar, Mariño y Ribas.

Por ende, en su condición  heroica y digna de mujer, negra o indígenas la desventaja era eminentemente muy destacada por el castigo conferido a quienes eran  rebeldes.

Estas autoridades sufrieron con disimulo un revés que los obligó a restituir o desembargar a Dominga Machado sus bienes.

Dominga se muestra como una insurgente y heroína colaboradora por la causa independentista, de la mano de Bolívar, Mariño y Ribas.


 * El presente ensayo forma parte de la investigación de la Doctora Ana Yin, titulada La Presencia femenina durante la gesta independentista de Venezuela y demás contextos históricos. Heroínas insurgentes, realizada para elInstituto de Investigaciones Estrastégicas sobre África y su Diápora,con el fin de visibilizar a las aguerridas mujeres venezolanas, cuya existencia es casi totalmente desconocida. Esta es la tercera entrega de esta fascinante investigación, muy a propósito  del lanzamiento de la Catedra de la mujeres negras y afrodescentientes del Sur Global

Tomado de: AGN, Sección Causas de Infidencia, tomo XXVIII, exp. 13, fs. 250-311.

Publicado por AiSUR
Premio Nacional de Periodismo Necesario Anibal Nazoa


Centro de saberes Africanos, Americanos y caribeños

Sede Académica 

Edificio Gradillas, piso 2, Esquina de Gradillas, Plaza Bolivar  
(a 150 mts. del Metro Capitolio), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital.

(+58 212) 863.46.12

Sede Rectoría

Torre de la Economía Comunal Manuelita Sáenz, piso 2, área de oficinas, Boulevard de Sabana Grande
(a 150 mts. del Metro Chacaito), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital

(+58 212) 953.83.43 - 952.72.29

Contáctanos

contacto@saberesafricanos.net
saberesafricanosweb@gmail.com

Nuestras redes

© 2016 Derechos reservados, Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños. Caracas - Venezuela