¿HAITÍ NECESITA LA TUTELA DE LA ONU?

¿HAITÍ NECESITA LA TUTELA DE LA ONU?¿HAITÍ NECESITA LA TUTELA DE LA ONU?

Es una tendencia leer reseñas de cualquier noticia sobre Haití, que usa la expresión “el país más pobre de la región”, aunque ya sabemos que ha sido realmente empobrecido, por las potencias imperiales como Francia a partir de 1804, con el bloqueo y el cobro de la deuda, y Estados Unidos en el siglo pasado. Decidimos referirnos a Haití, como el primer territorio en independizarse en nuestra América, y que igualmente, apoyó de manera incondicional a Simón Bolívar en la lucha contra el imperio español. La historia de Haití, en definitiva, está marcada por su heroica resistencia para lograr su independencia, y en contra del sistema esclavista; acto que parece no perdonar países como Francia, Inglaterra, España y Estados Unidos, y en la contemporaneidad otros países que directa o indirectamente, han influido en las realidades lamentables que ha vivido esta gran nación.

En la actualidad, vamos a analizar el intervencionismo de las potencias como Estados Unidos y Francia a través de la Misión de Estabilización de la Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH), que llega a su fin después de 13 años de ocupación. Es importante resaltar, que las diversas invasiones e intervenciones en Haití a lo largo de su historia, están revestidos del concepto “ayuda humanitaria” para la “estabilidad y combatir la pobreza”,  aunque al revisar los últimos 100 años, encontramos intervencionismo como la ocupación de Estados Unidos desde 1915 hasta 1934, y dictaduras militares como la dinastía Duvalier, desde 1957 a 1986, quedando en evidencia que su inestabilidad política y de seguridad,tienen un carácter estructural con momentos de explosión social y lucha revolucionaria. 

Uno de estos episodios,  fue el ocurrido en el año 2004,tras el segundo golpe de Estado contra Jean-Bertrand Aristide, acción orquestada por Estados Unidos y Francia (miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU), quienes vieron la oportunidad para defender sus intereses imperiales en el Caribe, y que conllevó la decisión de invocar el capítulo 7 de la Carta de las Naciones Unidas, que condujo a la creación de la MINUSTAH. El enfrentamiento entre el pueblo que apoyaba al presidente Aristide y, los sectores de la población movilizados por la élite política tradicional haitiana, en complicidad con los intereses de  Estados Unidos y Francia desataron una crisis política, la cual, fue el pretexto para la intervención militar que fundamentó el Consejo de Seguridad de la ONU, como “una amenaza a la paz y la seguridad internacional de la región”1.

Dicha ocupación ha sido cuestionada por un importante reporte de denuncias que indica el fracaso de la ONU en tal acción. No obstante, el acto celebrado para la clausurade la misión en Haití, que contó con la presencia deautoridades como el Presidente, Jovenel Moise y la Jefa de la Minustah, Sandra Honoré, se hizo mención a la satisfacción de haber cumplido el objetivo, el cual, entre otros era: establecer un entorno seguro y estable para el desarrollo del proceso político y constitucional del país, así, como apoyar el establecimiento del diálogo, la reconciliación nacional, a su vez, ayudar en la promoción y protección de los “derechos humanos”.

Ahora bien, podemos decir que aún falta mucho por hacer en favor del fortalecimiento  del sistema democráticohaitiano, el cual, supuestamente era uno de los objetivos planteados en las resoluciones de la ONU y que debían establecerse. Asimismo, la MINUSTAH, se había comprometido a preservar los derechos humanos, sin embargo, existen denuncias serias sobre la violación de estos derechos.

En el 2015, la Oficina de Servicios de Supervisión Interna (OIOS) de la ONU, publicó un completo reporte en el que se reveló que integrantes de la MINUSTAH mantuvieron «relaciones sexuales transaccionales» con al menos 229 mujeres a cambio de artículos de primera necesidad como alimentos y medicinas. El mismo estudio afirma que entre 2008 y 2013 se presentaron casi 500 denuncias de explotación y abusos sexuales contra personal de mantenimiento de la paz de la ONU, un tercio de las cuales afectaban a menores de edad2.

Además, introdujo una epidemia de cólera que cobró la vida de más de 9.000 personas y 800 mil afectados, empero, el Secretario General de la ONU Ban Ki-moon,asumió en agosto del 2016, la responsabilidad de propagara través de los cascos azules la enfermedad. Ante esto,"Naciones unidas lamenta profundamente la pérdida en vidas humanas y el sufrimiento causado por la epidemia de cólera en Haití. En nombre de Naciones Unidas, quiero decirlo muy claramente: pedimos perdón al pueblo haitiano"3. A pesar de esta mea culpa, no se cuenta con políticas afirmativas, reparativas o de indemnización alguna, a las víctimas.

Los planes de intervención en Haití, no terminan al marcharse los cascos azules, ahora queda la Misión de las Naciones para el Apoyo a la Justicia en Haití (MINUJUSTH), que seguirá ejerciendo su rol de intervención en los asuntos internos de los haitianos, que ahora será de tipo “institucional”. En definitiva es una  “violación de los derechos de los pueblos y de la libertad democrática, sobre todo, del derecho a la autodeterminación (…)4”

Es pertinente mencionar, la responsabilidad de la élitedominante haitiana que ha pactado y colaborado con el imperio norteamericano, para mantener sus intereses económicos y de poder político en el país, es una clase que no le importa el desarrollo ni el bienestar del pueblo. Por ello cabe la pregunta ¿el pueblo haitiano necesita la tutela de la ONU o una clase política que luche junto al pueblo por sus intereses históricos? como en su momento lo intentó Aristide, con actos de justicia histórica y de claro antiimperialismo, al solicitar a Francia la devolución de 90 millones de francos-oro, que sustrajeron de Haití después de su independencia en el siglo XIX.

Para concluir, debemos apuntar la imperiosa necesidad de que Haití, salga de la invisibilización mediática a nivel internacional, en vista de una mirada tergiversada e ignorada de la realidad política, económica y social, que acontece en este país caribeño. Por esta razón, el Caribe como región, conforma una complejidad que se debe entender desde la colonización, sus consecuencias y posteriores formas de intervención que, a través del sistema internacional, se han legitimado dejando consecuencias frontalmente cuestionables. En este sentido,  debemos criticar la “ayuda humanitaria”, porque su práctica ha demostrado ser poco confiable para los intereses de los pueblos, y los gobiernos de nuestra región.Aunado a esto, el mundo tiene un sistema internacionalobsoleto,  porque son hegemónicas cinco potencias comomiembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, las cuales deciden el destino de los pueblos, y los gobiernos progresistas. Desde esta visión, podemos afirmar que cada instrumento y/o doctrinas como “responsabilidad de proteger”, sirven como aval para la intervención en los asuntos internos de los Estados.año se estará celebrando en Caracas el V Festival Cultural con los Pueblos de África, cuyo lema es “Pueblos del Sur autodeterminados a vencer”


Fuente:
  1. Consejo de Seguridad  de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). (2004). Resolución 1542
  2. Moreno, L. (2017). ¿Haití sin la ONU? Balances y perspectivas de más de una década de la MINUSTAH. 
  3. ONU pide "perdón" a Haití por contagiarles epidemia de cólera. 2016, 1 de diciembre). Telesur. 
  4. Coordinadora haitiana por el retiro de las tropas de las naciones unidas. 
  5. Término adoptado por la ONU a partir del 2005 y que “lleva consigo un mensaje de intervención en socorro de víctimas o posibles víctimas de serias violaciones de derechos humanos. La misma puede ser considerada como un nuevo intento de consolidar la doctrina del bellum iustum o guerra justa y, a la vez, de asegurar a la ONU un área más de acción en el mantenimiento de la paz en el siglo XXI”. (Añañoz, 2009, p. 165)

 

R.G./ Observatorio de Medios del Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños.


EL CUMBE Nro 05 en español


Visitar página de descarga haciendo clic en la imagen. Disponible también en inglés, francés y portugués

Centro de saberes Africanos, Americanos y caribeños

Sede Académica 

Edificio Gradillas, piso 2, Esquina de Gradillas, Plaza Bolivar  
(a 150 mts. del Metro Capitolio), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital.

(+58 212) 863.46.12

Sede Rectoría

Torre de la Economía Comunal Manuelita Sáenz, piso 2, área de oficinas, Boulevard de Sabana Grande
(a 150 mts. del Metro Chacaito), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital

(+58 212) 953.83.43 - 952.72.29

Contáctanos

contacto@saberesafricanos.net
saberesafricanosweb@gmail.com

Nuestras redes

© 2016 Derechos reservados, Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños. Caracas - Venezuela