Las causas del estancamiento de la producción agrícola en África

 causas del estancamiento de la producción agrícola en África causas del estancamiento de la producción agrícola en África

África, cuna de la humanidad y de la civilización está perdiendo impulso y  puntos de referencia en el campo de la agricultura. En este sentido, el continente africano está produciendo pocos alimentos debido a las condiciones climáticas y la diáspora forzosa producto de los conflictos internos que acontecen en varios países del continente. Tomando en cuenta, que la población consume de manera importante los bienes y servicios elaborados por las empresas locales, en las últimas décadas el comercio de productos agrícolas africanos representó sólo el 5% del total a nivel mundial, muy por debajo de su potencial agrícola. Si bien es cierto, que los agricultores africanos tienen pocos recursos para adaptarse y hacerse más resistentes a los desafíos naturales y otros acontecimientos. En lo esencial, el desarrollo de la industria alimentaria es el principal reto del continente.

Alrededor  del 70% de los africanos dependen de la agricultura como fuente de trabajo y su forma de vida. Sin embargo, los dividendos agrícolas que son todavía más bajos en otras regiones del continente se han estancado desde hace varias décadas, afectando a miles de agricultores africanos provocando una situación precaria en el sector.


Para intentar solucionar este problema, en 2003 los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Africana, adoptaron un Programa Integral para el Desarrollo de la Agricultura en África (CAADP), en el cual, los mandatarios acordaron una serie de iniciativas y prioridades para lograr un crecimiento anual del 6% en la agricultura. Los líderes gubernamentales acordaron destinar el 10% de los presupuestos nacionales a la agricultura para el año 2008. Sin embargo, este objetivo resultó ser demasiado ambicioso, ya que en la práctica esta parte del presupuesto se ha reducido drásticamente durante el período del 2001 fue del 4,5%, al sólo 2,5% en  el 2012, en un contexto de limitados recursos. En consecuencia, sólo unos pocos países han logrado alcanzar un aumento como Benin, Burkina Faso, Guinea, Malawi, Malí, Níger y Senegal. Según el último informe de la revista del Banco Africano de Desarrollo (BAD) 2016, en su edición de la eficacia del desarrollo en el campo de la agricultura.

Investigación y Desarrollo Tecnológico


En el 2014, los países africanos invirtieron 12 mil millones de dólares para la agricultura en un entorno fiscal restrictivo, que está por debajo del objetivo de $ 40 mil millones para este año. Esto demuestra que el sector privado debe complementar la financiación pública en la agricultura.
 Si bien es cierto, que la agricultura africana sigue mejorando su productividad mediante una mayor utilización de la tierra y el trabajo, su potencial está todavía lejos de ser alcanzado. De acuerdo con el estudio recién publicado por el Think Tank marroquí OCP, Centro de Política titulado: “Impulsar la productividad agrícola en África, la esperanza de una seguridad alimentaria”. En todo caso, los estados necesitan mejorar los niveles de inversión en la investigación y el desarrollo de la agricultura (I + D), de lo contrario la seguridad alimentaria de muchos de los países permanece extrínsecamente deteriorada. (McGann, 2016, pág. 1).


De acuerdo con el análisis, en el proceso de la producción agrícola africana, se utilizó muy pocos recursos en la intensificación del capital y a nivel tecnológico. El lento crecimiento de la creación de valor agrícola se explica principalmente por un bajo nivel de utilización de los siguientes rubros como: el sistema de riego, el uso de semillas mejoradas, plantas, fertilizantes, razas mejoradas, entre otros. Por su parte, en algunos casos se habla de la utilización de insumos inadecuados en el mercado nacional, especialmente en el uso de los fertilizantes.
Al mismo tiempo, los niveles de inversión pública y privada en investigación y desarrollo agrícola, en infraestructura, en educación, especialmente en las zonas rurales se mantuvieron bajos. En otras palabras, el establecimiento de condiciones que pueden estimular las mejoras tecnológicas es generalmente muy escaso. De acuerdo con el estudio realizado, se reportó la inversión a 48 países africanos en los datos disponibles, sólo 3 (Malawi, Mozambique y Liberia), superaron las cifras en el 2014, sobre el umbral del 10% del gasto público asignado a la agricultura. Del mismo modo, los tres países están en una tendencia al aumento del gasto público en la agricultura. Por lo demás, los 51| países restantes tienen una proporción de gasto en la agricultura menos del 10%. De hecho, en 22 de estos países, el gasto público en la agricultura está en una tendencia a la baja.

La Infraestructura otro Motor para el Crecimiento Agrícola

Debe señalarse, que los gastos de investigación y desarrollo de los países africanos son igualmente preocupantes, según el gasto en investigación agrícola es inferior al 5% del producto interno bruto de los 54 países africanos, de los que se dispone de datos. En todo caso, peor aún, sólo 6 de los 54 países tienen una participación que supera el 1%. En este sentido, la I&D agrícola, está en la necesidad de generar tecnologías, para preservar la calidad de la producción natural, fertilidad del suelo, la disponibilidad y la calidad de los recursos de agua, entre otros.


Ahora bien, hay que invertir en investigación y desarrollo para mejorar este sector estratégico de la alimentación de los africanos ejecutándolo de manera inteligente. Estos gastos, no deben limitarse al desarrollo de nuevas variedades de semillas y plantas. Estos recursos, deben extenderse a todos los procedimientos técnicos y su adaptación a las condiciones locales, si la transferencia de tecnología resulta importante, además es conveniente sacar provecho de la experiencia y las tecnologías locales. Por otro lado, debemos estar seguros de que estos desarrollos están integrados y asimilados para que tengan acceso los agricultores y trabajadores agrícolas. Por lo tanto, estas transferencias de tecnología deben estar acompañadas por un esfuerzo de extensión agrícola, educación rural y la mejora de las condiciones de acceso al mercado.


Finalmente, los gastos de I + D no son los únicos elementos en dar un impulso a la productividad, las inversiones en infraestructura no sólo permitirán una reducción en los costos de producción, sino que también permiten la transferencia de tecnología y el acceso a los mercados, regionales e internacionales. Sin embargo, gran parte del alto precio de los fertilizantes en África se ajusta a los costes de transporte. Para el pequeño agricultor, la mejora de la calidad de la infraestructura tendrá un efecto beneficioso para la reducción de gastos en la adquisición de material, siendo un incentivo para aumentar producción. Por lo tanto, la inversión en infraestructura también podrá ser aprovechada por los demás estados africanos, que llevan a cabo las políticas de subsidios. Tomando en cuenta, que los costos son elevados innecesariamente a su presupuesto.


Por consiguiente,  a este proyecto que se está realizando por los países africanos, lleva por nombre “La agricultura revolución doblemente verde”. Sin duda, para lograr los objetivos en materia alimentaria, en África deben estar integrado y consolidado, todos los países, en un sistema de políticas públicas, económicas, comerciales y fiscales, articulado en la inversión en I + D. Para el desarrollo de la irrigación, mejoramiento de las tierras, el uso racional de los insumos, la extensión y la adopción de tecnología.


La prueba en la aplicación de pesticidas y los fertilizantes que destruyen y contaminan el suelo, los pozos de las aguas subterráneas, la calidad del suelo, entre otros. Forman parte del descenso en la producción agrícola y de los efectos adversos sobre la salud de los ciudadanos. El consumo de productos de productos contaminados, provoca a los ciudadanos africanos enfermedades como el cáncer y otras afecciones degenerativas. En este sentido, las autoridades de los ministeriso de agricultura deberían emplear métodos de producción ecológica, con el fin de hacerlo más atractivo para los consumidores.


Observatorio de Medios del Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños

Centro de saberes Africanos, Americanos y caribeños

Sede Académica 

Edificio Gradillas, piso 2, Esquina de Gradillas, Plaza Bolivar  
(a 150 mts. del Metro Capitolio), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital.

(+58 212) 863.46.12

Sede Rectoría

Torre de la Economía Comunal Manuelita Sáenz, piso 2, área de oficinas, Boulevard de Sabana Grande
(a 150 mts. del Metro Chacaito), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital

(+58 212) 953.83.43 - 952.72.29

Contáctanos

contacto@saberesafricanos.net
saberesafricanosweb@gmail.com

Nuestras redes

© 2016 Derechos reservados, Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños. Caracas - Venezuela