El yugo del hambre que cargan cuatro países Yemen, Sudán del Sur, Nigeria y Somalia son algunas de las naciones más afectadas por este problema.

El conflicto la inseguridad civil y la sequía afectan gravemente a algunos países africacanosEl conflicto la inseguridad civil y la sequía afectan gravemente a algunos países africacanos

En los mercados de varias ciudades de Sudán del Sur se encuentran solo sal y té para alimentarse. Por eso, en algunas áreas la gente sobrevive comiendo las semillas de plantas que crecen en lagos, lagunas, charcas, pantanos o arroyos (nenúfares). Así lo asegura Philippa Pett, de Médicos Sin Fronteras del Reino Unido, para quien el principal desafío del día a día de los pobladores es el de conseguir comida.

Y es que en el mes de febrero se declaró oficialmente la hambruna en este país del cuerno africano, que además se encuentra consumido por una guerra civil desde el 2013.

“Todos los cultivos fueron saqueados en julio, y los pobladores no pudieron sembrar en la temporada adecuada porque el conflicto los obligó a abandonar sus campos”, narra.

Según Pett, “los mercados están, en su mayoría, vacíos. Y donde hay alimentos a la venta, los precios son demasiado altos."

Fenómenos como la pobreza extrema, el desplazamiento forzado y las sequías han contribuido a que países como Sudán del Sur llegaran a esta crisis alimentaria. Y no está solo. “Los últimos estudios precisan que 102 millones de personas padecieron malnutrición aguda grave en el mundo en 2016, un 30 por ciento más de los 80 millones del año anterior”, dice Dominique Burgeon, director de la División de Emergencia de la FAO.

Burgeon atribuyó ese aumento, principalmente, a la profundización de la crisis en Yemen, Somalia, Sudán del Sur y, por supuesto, Nigeria, donde el conflicto armado con el grupo terrorista y fundamentalista islámico Boko Haram llevó a que miles de personas abandonaran sus hogares “sin nada” y con pocas posibilidades de retorno.

Por ello, las voces se han levantado frente a esta problemática, que ahora depende, en su gran mayoría, de las ayudas externas que puedan recibir estos pueblos. Por ejemplo, Oliver Longué, director general de Acción Contra el Hambre, advirtió que “2017 podría ser crítico y profundamente cruel en estos cuatro países, donde la hambruna lleva ya años en los titulares”.

A pesar de ello, para Longué, existe una situación aún más preocupante: la indiferencia. “Durante los últimos meses, “se habla más de la Casa Blanca que de la África negra”, donde miles de personas “ya están experimentando la hambruna”.

Con él coincidió el director general de Oxfam Intermón, José María Vera, quien pidió que “esta situación no caiga en el olvido”, no solo por la ayuda humanitaria que necesitan miles de personas, sino por el “interés público”.

Yemen, un abismo para las personas vulnerables

De acuerdo con una evaluación conjunta realizada por tres organismos de la ONU, el número de personas que padecen inseguridad alimentaria en Yemen ha aumentado en 3 millones en siete meses, y se estima que actualmente, 17,1 millones de yemeníes tienen dificultades para alimentarse a causa del conflicto.

De igual manera, la FAO advirtió que “el riesgo de una declaración de hambruna en este país es muy alto”. 

“El nivel actual de hambre en Yemen no tiene precedentes, y se traduce en duras privaciones y consecuencias humanitarias negativas para millones de personas, especialmente para los más vulnerables”, indicó Stephen Anderson, director de país del PMA en Yemen.

Somalia, sin reservas de alimentos

El conflicto, la inseguridad civil y la sequía se conjugaron actualmente en Somalia para doblar el número de personas –ahora unos 2,9 millones– que padecen grave inseguridad alimentaria respecto a hace seis meses. 

Además, la sequía disminuyó el alimento para los animales, y se estima que la tercera temporada consecutiva de lluvias fue insuficiente y redujo la producción agrícola en las regiones meridional y central a un 70 por ciento por debajo de los niveles medios, lo cual agotó las reservas de alimentos.

Sequías y terror asuelan a Sudán del Sur

Según Unicef, la hambruna en Sudán del Sur es un hecho que afecta a más de 100.000 personas en algunas zonas del país, y que podría afectar a un millón más en los próximos meses. En este país del cuerno africano, años de violencia y malas cosechas han desembocado en dicha crisis, la cual se agranda con el miedo de los sudaneses a ser atacados; esto hace que las personas no salgan a cultivar. 

Así, 3,3 millones de familias han tenido que huir de sus casas en busca de protección y alimentos, dejando atrás sus tierras y los pocos recursos que tenían. Al no haber suficientes cosechas, el precio de los productos básicos se ha encarecido (la inflación ha llegado a subir un 800 %). Las familias no pueden comprar comida y sobreviven a base de nenúfares o semillas. Apenas comen una vez al día.

Nigeria, una crisis agudizada por el conflicto

El conflicto con el grupo armado Boko Haram es tal vez la causa principal del hambre extrema y el desplazamiento forzado en Nigeria, que además es el país más poblado de África y el séptimo del mundo (174 millones, con o que supera a Japón y Rusia). 

Según la FAO, a medida que la violencia genera inestabilidad en la región, la situación de seguridad alimentaria en Nigeria y la cuenca del lago Chad se deteriora de forma drástica. Por ello, la ONU prevé que alrededor de 120.000 personas se enfrentarán a las condiciones de hambruna en ese país. De estas, la gran mayoría -cerca del 96 por ciento- en el estado de Borno.

Otras hambrunas en la historia

1984

Etiopía. A causa de una sequía, el país solo podía producir 6,2 millones de toneladas de cereal, un millón menos de las necesarias. Por lo que aproximadamente un millón de personas murieron de hambre.

1995

Corea del Norte. Tras fuertes inundaciones, el hermético país cayó en una espiral de pobreza. Apenas en el 2001, el gobierno admitió la muerte de cerca de 250.000 personas por inanición. Las crisis se repiten.

1998

Ruanda. Más de 400 personas murieron de hambre en el sur de este país. Se atribuye la hambruna al genocidio de 1994, en el que un millón de personas fueron masacradas por extremistas hutus.

2011

Somalia. Fue la primera hambruna de este siglo y provocó la muerte de 258.000 personas, de las cuales 133.000 eran niños menores de 5 años. Fue aún más catastrófica que la vivida en 1992.


Fuente: EL TIEMPO
Observatorio de Medios del Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños
 

 


Centro de saberes Africanos, Americanos y caribeños

Sede Académica 

Edificio Gradillas, piso 2, Esquina de Gradillas, Plaza Bolivar  
(a 150 mts. del Metro Capitolio), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital.

(+58 212) 863.46.12

Sede Rectoría

Torre de la Economía Comunal Manuelita Sáenz, piso 2, área de oficinas, Boulevard de Sabana Grande
(a 150 mts. del Metro Chacaito), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital

(+58 212) 953.83.43 - 952.72.29

Contáctanos

contacto@saberesafricanos.net
saberesafricanosweb@gmail.com

Nuestras redes

© 2016 Derechos reservados, Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños. Caracas - Venezuela